Salud

19/1/2022

|
1636

Diez medidas frente a Omicron

Un programa de defensa frente a la política de las patronales y el gobierno.

Las patronales y el gobierno están descargando sobre los trabajadores las consecuencias de la actual ola de Covid-19, producida por la variante Omicron. Recientemente, el Ministerio de Salud de la Nación eliminó los aislamientos por contacto estrecho para personas vacunadas y sin síntomas, y redujo el tiempo para el alta epidemiológica para los Covid positivos vacunados.

Las medidas adoptadas apuntan a no interrumpir la producción capitalista y la “recuperación” de los índices económicos que monitorea el FMI en pos de un acuerdo. Las patronales reclaman que el Covid 19 deje de ser considerado una pandemia y que pase a ser “endemia”, una enfermedad con la que hay que convivir normalmente.

La política de “pases sanitarios” y “los lugares de trabajo no contagian” apuntan a la responsabilidad individual y desentender al gobierno y las patronales de las medidas de prevención necesarias.

Tanto la CGT como la CTA acompañan la política del gobierno y las patronales. Dejan desguarnecidos a los trabajadores, que pagan con su salud y la de su familia las consecuencias de la presión patronal para sostener como sea la producción.

Se pone de manifiesto la necesidad de organizar una intervención independiente de los trabajadores en defensa de su salud. Planteamos abrir una deliberación en asambleas en cada lugar de trabajo para discutir y exigir diez medidas fundamentales que deben adoptar las patronales y los gobiernos:

1. Inmediata restitución de los aislamientos para contactos estrechos. Licencias pagas al 100%, tanto para los contactos estrechos como para los contagiados de Covid.

2. Puesta en pie y reconocimiento inmediato de comisiones de salud e higiene electas en asamblea para control de protocolos y medidas de higiene con capacidad de frenar la producción en casos de incumplimientos patronales.

3. Provisión de barbijos adecuados por parte de las patronales. Según los especialistas, los barbijos comunes de tela son poco eficaces para prevenir el contagio de la variante ultracontagiosa Omicron. Los barbijos de varias capas o KN95, que sí protegen frente a esta cepa, son muy necesarios, sobre todo en lugares cerrados y tienen un alto costo, que debe ser afrontado por las patronales.

4. Elaboración de nuevos protocolos de distanciamiento e higiene y establecimiento de cohortes de personal para reducir los contagios.

5. Transporte provisto por las patronales. Los contagios masivos producidos en el tren Roca y Sarmiento, en el subte y en algunas líneas de colectivos afectan los servicios, reduciendo la frecuencia y provocando una mayor aglomeración de trabajadores y contagios en el transporte. Frente a esta situación, las patronales deben proveer medios de transporte privado a su cargo para los trabajadores.

6. Reformas para garantizar una ventilación cruzada. La variante Omicron contagia por aerosoles suspendidos en el aire que se acumulan en los lugares cerrados. Por eso es imperioso reclamar las reformas edilicias necesarias para garantizar la ventilación. Los equipos de medición de CO2 (dióxido de carbono) son útiles también para medir la saturación del aire y la necesidad de ventilación.

7. Pase a teletrabajo en todos los casos que la actividad lo permita. Provisión de equipos y sillas ergonómicas a cargo de las patronales. Plus para pago de servicios por mayor consumo. Respeto de tiempos de descanso.

8. Apertura de centros de testeos públicos ante la mayor demanda con el personal necesario para terminar con las aglomeraciones y la exposición por horas a las inclemencias climáticas.

9. Campaña de vacunación activa, que apunte a la argumentación, explicación y persuasión. Aplicación masiva de la tercera dosis. Rechazo a los despidos y sanciones patronales a los trabajadores no vacunados.

10. Centralización estatal de todo el sistema de salud, aumento de presupuesto y atención de las demandas de sus trabajadores.