19/04/2021
Vacunas contra el Covid-19

El grupo Sigman incumple con las 900 mil dosis comprometidas para abril

Hasta el momento no entregó ninguna dosis de las 22,4 millones acordadas. El gobierno ya abonó el 60% del contrato.

El laboratorio mAbxience, ubicado en el distrito bonaerense de Tigre, propiedad de Hugo Sigman, el cual produce el principio activo de la vacuna contra el coronavirus de la empresa AstraZeneca, adelantó que no cumplirá con su compromiso de entregarle al Estado nacional 900 mil dosis antes que finalice abril. Nuevamente, este atraso se relaciona con las dificultades que atraviesa la empresa mexicana Liomont, encargada de su envasado y distribución en el continente.

En noviembre 2020, el gobierno de Alberto Fernández había acordado que una cuota compuesta por 22,4 millones de dosis fabricadas en mAbxience se destinara para la campaña de vacunación en Argentina, y, hasta el momento, se abonó el 60% del contrato por un monto equivalente a 54 millones de dólares. Sin embargo, no ha llegado al país ninguna dosis, pues argumentaron dificultades que existen en México para acceder al filtro de vidrio microparticulado para filtrar, fraccionar y envasar el principio activo que produce mAbxience -insumos que deben importar de Estados Unidos-, a su vez, el atraso responde a distintas trabas regulatorias.

Ahora, lo que fracasó es el pedido por parte de Alberto Fernández de un «préstamo» hacia Estados Unidos solicitando parte del stock de AstraZeneca que posee este país; lo que hubiera dado lugar a la llegada de las 900 mil dosis a Argentina antes de fin de mes, lo cual no ocurrirá. Lo escandaloso de esto, es que el propio Sigman reconoció haber desviado una carga de vacunas para que fueran envasadas en Estados Unidos, las cuales nunca regresaron.

Por su parte, Hugo Sigman, a través de su cuenta de Twitter, buscó eximirse de toda responsabilidad ante el atraso en la entrega de vacunas, aduciendo que su laboratorio ha cumplido en tiempo y en cantidad con la producción del principio activo, tarea para la cual fue seleccionado; y que tanto el envasado como la estipulación de las fechas de entrega no corren por cuenta de mAbxience. En ese sentido, agregó que holding que dirige, el grupo Insud, no es dueño del principio activo de la vacuna contra el Covid-19, y, por lo tanto, no le corresponde tomar la decisión de que se envase en otro lado. A su vez, sostuvo que proceder a realizar el fraccionamiento y envasado de la vacuna en Argentina sería prácticamente imposible ya que los equipos necesarios son muy difíciles de conseguir, y, además, se trata de un procedimiento que requiere una capacitación prolongada del personal científico y técnico.

En primer lugar, es preciso recordar que un gran número de referentes del campo médico y científico de Argentina han afirmado que el envasado se podría realizar tranquilamente en el país, acondicionando las instalaciones del Laboratorio de Hemoderivados de la UNC, del Instituto Biológico Tomás Perón de La Plata y otros centros privados. Por otra parte, está claro que a Sigman no le compete tomar la decisión sobre dónde se envasa la vacuna, por el contrario, quien debe impulsar la medida de completar el envasado de la vacuna en el territorio nacional, afectando para ello todos los recursos técnicos y científicos disponibles en el país, sean públicos o privados, es el Estado nacional. El punto es que si se tomara una resolución de ese tipo, uno de los laboratorios privados locales afectados sería el Sinergium Biotech, también propiedad del grupo Insud, y, para ello, debería suspender el acuerdo que tiene con Pfizer de fabricar otras vacunas para otras patologías. La inacción del gobierno en esta materia responde a que no está dispuesto a afectar los intereses de los laboratorios privados, pese a la crisis sanitaria que estamos atravesando.

Sigman también sostuvo que prohibir la exportación del principio activo de la vacuna, producido localmente, iría en detrimento de que el conjunto de América Latina acceda a la vacuna. El planteo parece desconocer que lo que está bloqueando que las dosis fabricadas sean utilizadas en el continente es precisamente su traslado hacia una planta a 15 mil kilómetros, la cual tiene detenido el proceso de envasado. La ampliación de la producción del laboratorio mAbxience, junto con la disposición de recursos necesarios para completar el envasado en Argentina es una medida necesaria, no solo para abastecer la demanda local, sino para contribuir en el proceso de vacunación de América Latina.

 

 

 

La única razón que explica que no se complete el envasado de la vacuna en el país y que, en su lugar, se continúen enviando desde la planta de mAbxience miles cada mes con destino a México sin fecha de regreso es la decisión política de gobierno nacional de priorizar los negociados de AstraZeneca, que realiza junto al grupo Insud y a Liomont, por sobre la salud de la población. De este modo, se perpetúa un ritmo de vacunación a cuenta gotas que se traduce en que hasta el momento solamente 800.329 personas recibieron ambas dosis.

Es esta misma orientación la que condujo a la falta de respaldo estatal y presupuesto con la que contó el equipo investigadores del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Unsam/Conicet que se dedica, desde hace 10 meses, a desarrollar la primera vacuna argentina contra el coronavirus. La directora de la investigación, la doctora en Ciencias Biológicas Juliana Cassataro, señaló que “el ANMAT responde más rápido a las multinacionales que vienen con licenciamientos previos de las agencias regulatorias de Estados Unidos y la Unión Europea”. A pesar de esto, los investigadores afirman que dicha vacuna podría empezar a utilizarse en 2022 como refuerzo de únicas dosis a las vacunas actuales; y ya en 2023 se podrá contar con una vacuna nacional de dos dosis. No obstante, de haber contado con fondos públicos acordes, ya se hubiera avanzado en las fases clínicas y hoy podríamos tener una vacuna argentina.

El alza en las cifras de contagios amerita actuar con celeridad en la provisión de vacunas. Reclamamos declarar de utilidad pública el laboratorio mAbxience, proceder a su intervención garantizando la continuidad y la ampliación de la producción; prohibir la exportación del principio activo de AstraZeneca; completar el envasado de la vacuna en territorio nacional, afectando para ello todos los recursos técnicos y científicos disponibles en el país, sean públicos o privados; realizar un registro de todos los de laboratorios públicos y privados que puedan contribuir a la producción de la vacuna e insumos sanitarios para el combate del Covid y la liberación de las patentes de todos los remedios, vacunas e insumos para el Covid.

 

 

En esta nota

También te puede interesar:

El distrito ya no tiene camas disponibles para pacientes con coronavirus y tampoco posibilidad de derivar.
El intendente Gay y Kicillof acuerdan pasar a fase 3 en medio de un récord de muertes por Covid-19.
La crítica situación se paga con la vida de los trabajadores
Un gobierno en “stand by” ante la catástrofe sanitaria en curso
Un cuadro crítico con varios agravantes respecto del pico del 2020.
El gobierno provincial refuerza el ataque en salud, avancemos en el frente único de los hospitales para ganar.