26/10/2021

Gran asamblea de Salud Mental en apoyo al Frente de Izquierda-Unidad

Con Gabriel Solano, Ángel Barraco e Ileana Celotto, junto a referentes y trabajadores del área.

En el terreno de la Salud Mental, la campaña del Frente de Izquierda viene pisando fuerte, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires. Una expresión fue la asamblea de apoyo a las listas del FIT-U que se congregó el viernes pasado -con la presencia de Gabriel Solano-, animada por referentes del área -como Ángel Barraco e Ileana Celotto-, profesionales, trabajadores y estudiantes, y que votó una importante agenda de luchas e iniciativas.

Como pusieron de manifiesto varios compañeros, uno de los puntos álgidos del debate en la Ciudad pasa por la necesidad de avanzar en un plan de lucha contra el intento de Juntos por el Cambio de cerrar el sistema de concurrencias de los hospitales y efectores públicos, y con la intención de su arancelamiento como posgrados universitarios. Así, los concurrentes -la mitad profesionales de salud mental-, que realizan el mismo trabajo que el personal de planta, aunque sin percibir salario ni beneficios laborales, pasarían de trabajar gratis a tener que pagar por trabajar.

El encuentro se pronunció unánimemente por el rechazo a esta tentativa privatista y por el apoyo a las medidas de la Asamblea de Residentes y Concurrentes de Caba, que plantea un corte y conferencia de prensa.

Otra iniciativa de importancia fue la difusión de las propuestas del Partido Obrero y del Frente de Izquierda-Unidad en torno a la Salud Mental. Por ejemplo, con la denuncia de falta de acceso para la inmensa mayoría de la población a este derecho: sea por la escasez de personal en el ámbito público o las dificultades con las obras sociales, los usuarios se ven forzados a recurrir a privados -si disponen del dinero- o bien, quedan privados de atención.

La necesidad de extender la red territorial de efectores de salud mental en todos los barrios, sea ampliando los servicios ya existentes o abriendo nuevos, es una propuesta que solo es sostenida por el Frente de Izquierda-Unidad.

Un cuadro similar, según se denunció en la asamblea, ocurre en adicciones: su pase a la órbita del Ministerio de Desarrollo Humano solo trajo beneficios para grupos privados, muchos ligados a las iglesias evangélicas u ONG, que reciben cuantiosos subsidios sin que el Estado fiscalice sus actividades. La asamblea reafirmó su postura por la recuperación del área en salud mental y la atención de adicciones en los efectores del sistema público, rompiendo con la mercantilización imperante y el desarraigo de los usuarios.

Estas propuestas, junto a varias otras, serán colocadas en una plataforma específica, accesible desde la web, redes sociales y difusión impresa, para facilitar su conocimiento a toda la población. En paralelo, la asamblea votó un plan de artículos para nutrir un boletín específico del área.

Amenizado con cena y charlas sobre las luchas en común, la asamblea sesionó a pesar de la lluvia y encaró la campaña específica de salud mental hacia las elecciones de noviembre y la concurrencia al acto en Plaza de Mayo del sábado 30.

También te puede interesar: