16/04/2020

Gravísimo en Chaco: 105 de 199 contagiados son médicos, enfermeros y agentes del sistema de salud

El vaciamiento, la falta de insumos, elementos de higiene personal y ambiental, la falta de inversión nos lleva a estos resultados: más del 50% de los contagiados son trabajadoras y trabajadores de la salud: un total de 105 sobre un total de 199 contagiados.


El sistema de salud provincial viene siendo golpeado desde hace años por los grandes recortes presupuestarios destinados a este sector, trabajadores precarizados, falta de personal, salarios de miseria, recursos y equipamientos insuficientes para garantizar la atención de sus usuarios; esta problemática se encuentra agravada por la situación de emergencia sanitaria que atraviesa la sociedad.


Hoy, los encargados de cuidar la salud de la población no cuentan con los insumos de bioseguridad necesarios para protegerse del contagio: mascarillas, viseras protectoras, guantes de látex, camisolines estériles, así como otras condiciones mínimas de seguridad, y esta situación se agrava en el interior de la provincia.



Además del Hospital Perrando, el más importante de la zona, donde hasta la directora tiene Covid-19, casi no queda clínica o sanatorio privado que no tenga algún contagiado entre los integrantes de su personal. Hay pacientes que prefieren aguantar en sus casas que concurrir a los centros de salud por el peligro de ser contagiados.


El informe oficial del Ministerio de Salud del Chaco revela que el 52,7% de los contagiados son trabajadores de salud o empleados relacionados a esos servicios: médicos, enfermeros, kinesiólogos, técnicos y administrativos. ¡Y en estas condiciones el gobierno provincial propone flexibilizar la cuarentena!


El Hospital Julio C. Perrando, donde una masiva asamblea de trabajadores denunció ante los medios la falta de insumos e inversión para garantizar los protocolos de salubridad e higiene, tiene la mayor cantidad de afectados con 41 contagios entre los profesionales de la salud y otros 19 entre el personal relacionado (asistentes y administrativos), un total de 60 trabajadores. Trabajadores con salarios de miseria, con becas o contratos de servicio como salario. En esas condiciones mantiene el gobierno provincial a "los héroes" de la salud.


Otro caso (similar al de la clínica Providencia de Buenos Aires) es el Fresenius, una corporación internacional especializada en servicios de diálisis, con sedes en todo el mundo. Tiene 19 contagiados, 6 profesionales y 13 del personal relacionado.


Dos de los nueve fallecidos en Chaco eran pacientes de esta clínica de diálisis, que tiene 19 contagiados entre su personal médico y administrativo. Hay otra persona que falleció cuyo hisopado todavía no fue analizado; de confirmarse que había contraído Covid-19 sería la tercera víctima de ese establecimiento privado.


El Sanatorio Modelo, también privado, está tercero en la lista con 18 casos. Le siguen otros privados, con uno o dos casos. El Hospital Pediátrico tiene un solo caso.


Prácticamente no existe establecimiento de salud en la capital chaqueña (la más afectada por la pandemia) que no tenga al menos un caso de contagio


Esta situación es extremadamente grave y pone en serio riesgo la vida de los trabajadores de la salud, sus familias, los pacientes y a la sociedad. Además, desborda la capacidad de un sistema de salud vaciado, para atender la emergencia causada por el coronavirus.


Se ha llegado al punto de que muchos médicos están recomendando encarecidamente a sus pacientes que no vayan a clínicas ni a sanatorios salvo casos de extrema necesidad. Y muchos pacientes y enfermos prefieren aguantar sus problemas de salud en sus casas.


No existe ningún tipo de control por parte del Ministerio de Salud de la provincia sobre las clínicas privadas, fiscalizando que estén cumpliendo con las medidas indicadas y garantizando los elementos de bioseguridad e higiene ambiental.


Por ello el gobierno provincial y nacional deben dar respuestas materiales para enfrentar esta situación, garantizar respiradores, camas, los elementos e insumos necesarios, los hisopados, el pase a planta del personal de salud, la situación es muy crítica y los responsables son las patronales y el gobierno que no invierten en el sistema de salud.


Desde el Partido Obrero planteamos que para enfrentar la emergencia sanitaria es necesaria la centralización del sistema de salud, triplicación del presupuesto, salarios por encima de la canasta básica familia, formación de comités de seguridad e higiene en todos los hospitales públicos y privados, reducción de jornada laboral, pase a planta permanente.