04/08/2020

Jujuy colapsada por el coronavirus

La situación de la provincia de Jujuy ante la propagación del coronavirus es de absoluto colapso. Por eso el gobierno tuvo que retroceder a la fase 1 del aislamiento, luego de haber apoyado las medidas de flexibilización junto al presidente Alberto Fernández.

El gobernador Gerardo Morales, uno de los primeros en flexibilizar la cuarentena, se vio obligado a traer personal médico de Córdoba y de Buenos Aires para sortear el colapso del sistema de salud pública. Apenas llegados a Jujuy, algunos de estos profesionales denunciaron la situación del sistema sanitario. Son 200 los trabajadores de la salud que contrajeron el virus y hay otros tantos que permanecen aislados por precaución.

Los sindicatos de trabajadores de la salud vuelven, este jueves, a tomar medidas de fuerza para reclamar por el nombramiento de más personal, el fin de la precarización laboral, la provisión de elementos de seguridad e insumos y en defensa del salario. Hace 10 meses no tienen ningún aumento y se va a cumplir un año desde la última discusión salarial.

Desde el sindicato Apuap, señalan que se están derivando pacientes al sistema privado, pero que eso no resuelve el problema de la falta de personal, ya que una parte importante de sus trabajadores también trabajan en el sistema público. Se amplían las camas con prácticamente el mismo personal.

La provincia alcanzó este lunes la cantidad de 2.692 casos positivos y 66 fallecidos. La mayor concentración de contagios de las últimas 24 horas se da en Libertador General San Martín, con 34 nuevos y 288 casos en total. Del total de casos positivos de Libertador, casi la mitad se concentran en el Ingenio Ledesma. Como denunciamos desde Prensa Obrera, los casos positivos se concentran mayormente en los lugares de trabajo. Además del ingenio azucarero, los hospitales y las mineras son un foco de infección.

Según publica el medio Jujuy al momento, el médico infectólogo Carlos Remondegui señala que la cantidad de casos positivos que se conocen es por la escasa cantidad de testeos que se están haciendo y dice que deben hacerse, por lo menos, el doble. También manifestó que una mayor cantidad de testeos ayudaría a bajar la mortalidad.

El gobernador Morales es responsable de esta situación, ya que en la misma línea de Alberto Fernández, Kicillof y Larreta, mantienen la actividad económica en marcha en función del interés de los capitalistas, mientras los contagios no han parado de crecer. En Jujuy los casos se duplican en un periodo de 48 horas.

Solo la intervención de los trabajadores, como los mineros que se plantaron ante las patronales, o los de Ledesma que fueron a un paro, o los de la salud que se están movilizando, podrá frenar esta situación, imponiendo el cumplimiento de protocolos que garanticen la salud y paralizando las actividades que sean necesario parar en función de detener los contagios.

La centralización del todo el sistema de salud, público y privado, bajo gestión y control de los trabajadores, como planteamos desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda, es una cuestión de vida o muerte. Es indispensable también la creación de un impuesto extraordinario a las grandes fortunas y ganancias empresarias, como las de Ledesma y las mineras, por ejemplo, para atender todas las demandas del personal de salud y establecer un ingreso de $30.000 para todos los desocupados y trabajadores que no pueden realizar su trabajo por la cuarentena, para garantizar que puedan cumplir con el aislamiento sin pasar hambre. El bloque del Frente de Izquierda en el Congreso, con nuestra diputada Romina Del Plá, ha sido el único en presentar un proyecto en este sentido.

En esta nota

También te puede interesar:

Impulsemos una salida para los trabajadores.
Luchemos por una salida al colapso sanitario.
Desaparecieron dos chicas, encontraron a una de ellas asesinada.
Se organizan de manera independiente, mientras las burocracias firman paritarias de pobreza con el gobierno.
Escalada de contagios y crisis social.