26/10/2020

Mendoza: la lucha de la salud sacude el escenario provincial

Desde las asambleas se prepara un gran acampe como próxima medida.

Las y los trabajadores de la salud en Mendoza han decidido realizar un acampe en la primera semana de noviembre, como próxima medida de lucha por sus reclamos. Lo han resuelto en asamblea con compañeros de prácticamente todos los hospitales y áreas de salud de la provincia el pasado viernes, pero ya se venía barajando desde antes.

El gobierno, atento a esta posibilidad, intentó desactivarlo habilitando una reunión de las referentes de las asambleas y las representaciones sindicales de Sitea y Ampros con el vicegobernador de la provincia, Mario Abed. Sin embargo, la maniobra no funcionó y los compañeros votaron continuar en estado de alerta y movilización hasta que se satisfagan los reclamos, y especialmente sostener al acampe.

Desde el peronismo también jugaron su carta para desactivar la lucha. Dirigentes del espacio trataron de persuadir a las referentes con que no era momento -por la pandemia- de salir a la calle a defender sus derechos. Se lo dicen a quienes pelean, entre otras cosas, por no enfermarse en la primera línea.

La llave para romper la tregua

En diez meses de lucha continua, contra viento y marea, las y los trabajadores de la salud han logrado conquistas parciales, como el pago de sueldos atrasados, el decreto de pases a planta interina e incluso que el gobierno provincial deba recibir a representantes de los trabajadores, lo que no había ocurrido en todo el 2020.

Los esfuerzos y maniobras, de parte del gobierno y la oposición patronal, para derrotar el conflicto responden a que en este se juega mucho más que un aumento de salario o un reconocimiento de título, que en sí ya son importantes: se juega la capacidad de las y los trabajadores de enfrentar y derrotar el ajuste con la organización independiente del gobierno y la burocracia. Lo que hace tambalear la tregua que sostiene al gobernador Rodolfo Suárez de parte de la burocracia sindical y la misma oposición.

Si gana la salud, ganamos todos los trabajadores

En este punto, el acampe toma una relevancia ya no solo para el sector de la salud, sino para todos los trabajadores. Cada triunfo de los trabajadores de la salud es un paso adelante en la derrota del ajuste que exige el FMI y que los gobiernos nacional y provincial descargan sobre la espalda de todos los que vivimos de nuestro laburo.

Por eso estamos decididos a redoblar el apoyo y mostrar que no están solos en esta pelea. Llamamos a todos los sectores combativos y antiburocráticos a rodear de solidaridad el acampe y forjar en los hechos la unidad de los trabajadores.

También te puede interesar:

El temporal que azotó a la ciudad puso de relieve la precariedad edilicia de la salud pública.
Tormentas e inundaciones en el Gran Mendoza son el trágico escenario para miles de familias
Abajo el régimen de hambre y saqueo de los que gobernaron en las últimas décadas.
Siguen empantanadas las renegociaciones. Los bonistas reclaman más, pero la caja única del Banco Central está vacía.
Viernes 13 de noviembre a las 17:00 horas, vení al acto del Partido Obrero frente a la Legislatura.