07/01/2022

Merlo: suben los contagios, pocos centros de testeos para la cantidad de personas que quieren ser testeadas

Por Iva Zerpa

El recorte que se hizo en salud en Merlo va en concordancia con lo que intenta el gobierno con el presupuesto 2022. El presupuesto asignado para el área de Salud para el 2022 representa solo una suba del 12,5% de un año al otro, pasando de $572.205 millones a $643.944 millones, lo que representa una caída de alrededor del 20% si tan solo tenemos en cuenta la previsión oficial de la inflación.
En Merlo se habilitaron tres centros de testeo: uno fijo y dos móviles. El fijo, con sede en la EP N°3 en Merlo centro, otorga 500 números de lunes a viernes a partir de las 8hss. Los móviles recorren el distrito según programación, que es informada en las redes sociales del municipio, de la secretaría de salud pero con los números diarios entendemos que la atención es insuficiente.

En el hospital Malvinas por ejemplo, es tanta la demanda y falta de personal que testean hasta 100 personas por día y han unido el servicio a la guardia, algo que es contraproducente porque se deja sin atención de urgencias a la población.

Las guardias y centros de testeo colapsados ante la cantidad de casos positivos y contactos estrechos ponen en evidencia nuevamente el vaciamiento sanitario por parte del gobierno en beneficio del pago de la deuda. El calor agobiante, sumado al poco personal sanitario y voluntarios es caldo de cultivo de contagios para los que esperan horas en las filas de hasta seis cuadras.

Hay que acelerar y profundizar los testeos. Garantizar los aislamientos de contagiados y contactos estrechos. Presupuesto para lanzar una campaña persona a persona para lograr la mayor cantidad de vacunados con las dos dosis y el refuerzo. Todo esto acompañado de la centralización del sistema de salud.

También te puede interesar:

Sin ningún tipo de explicación dejó en la calle a 9 músicxs.
“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”
Se prepara una respuesta a esta política “nacional y popular”.
El intendente Rojas se “lava las manos”.
“El ajuste ya empezó”, señaló un funcionario del organismo financiero.