07/09/2020

Neuquén alcanza el 90% de ocupación de camas de terapia intensiva

Colegios médicos y clínicas advierten riesgo de colapso.

Neuquén alcanzó, el primer fin de semana de septiembre, el 90% de ocupación de camas de unidad de terapia intensiva (UTI), tras superar la barrera de los 4.000 casos, más de 1.900 activos, con un promedio de 130 casos diarios y 68 víctimas fatales.

En este escenario, el Colegio Médico Neuquén lanzó un fuerte mensaje señalando que «los equipos de salud se sienten cansados, a veces superados, impotentes, golpeados por la pérdida de colegas y a punto de claudicar». Algo similar enfatizó el director de la Clínica Pasteur, quien alertó sobre la saturación del sistema. Este sanatorio privado ya tiene ocupada 15 de las 25 camas UTI, con  40 internaciones por Covid-19, cuando hace un mes el promedio era de 20 casos. Vale recordar que esta Clínica, junto al Hospital Castro Rendón, conforman un centro de coronavirus. El director de este último hospital, Adrián Lamell, señaló que están incorporando entre dos y cuatro personas diarias a los respiradores (Diario Río Negro, 7/9).

En este contexto, el anuncio del gobierno acerca de la incorporación de 20 camas UTI al sistema público resulta totalmente insuficiente, máxime cuando esto se hace sin el nombramiento de personal, como médicos, enfermeros, técnicos, camilleros, auxiliares. «Si no se incorpora personal, serán solo salones vacíos», denunció la junta interna del Hospital Castro Rendón sobre estos anuncios.

Por otra parte, la provincia eliminó los testeos para los casos estrechos, cuando el Plan Detectar se ha revelado como impotente debido a que se trata de simples encuestas sobre el estado de salud. El supuesto reforzamiento del sistema de salud que pregona el gobierno no justifica siquiera un parte considerable de los 140 millones de dólares de endeudamiento votados en abril en la Legislatura provincial.

Los contagios en los lugares de trabajo son cada vez más, como se demuestra en los trabajadores de salud que en solo 15 días llegaron a 96 casos, demostrando la falta de elementos de protección personal o la mala calidad de estos, cuando deben soportar jornadas de trabajo extenuantes. La Subsecretaría de Trabajo no hace cumplir los protocolos de bioseguridad, como quedó de manifiesto en el aumento de despidos de trabajadores que dieron positivo, o en el caso de comercio, donde los propios trabajadores lograron la paralización de las instalaciones para la desinfección.

La expansión del Covid-19 en toda la geografía provincial es una consecuencia directa de la completa habilitación de las actividades económicas, claro está, sin criterio sanitario alguno. El gobierno solo toma medidas de regimentación social, que no aportan ninguna salida a la crisis sanitaria.

Urge destinar todos los recursos a la salud, empezando con la unificación del sistema sanitario y un plan de testeos masivos a los trabajadores/as. Junto con ello, es clave proceder a una cuarentena real, con los recursos suficientes para los miles de trabajadores que viven en forma precaria o con changas y terminar con el ajuste de los salarios y los aguinaldos que impone el gobierno de Omar Gutiérrez.

Expresemos todos estos reclamos en la gran jornada de lucha que convoca el Plenario del Sindicalismo Combativo para el próximo 17 de septiembre.

También te puede interesar:

Con más fuerza, vamos a la marcha del orgullo el 11 de diciembre.
Desarrollemos a fondo una movilización de frente único con independencia de los gobiernos ajustadores.
Es en el marco de un allanamiento ilegal realizado por Gendarmería en 2017 en el lof Campo Maripe.
Redoblamos la movilización política con actos y pronunciamientos.