26/04/2021
coronavirus

Oxígeno, vacunas y camas ocupan el escenario de la pandemia

Su escasez pone en peligro a toda la población.

Los hospitales porteños llegaron a su pico histórico de ocupación de camas de UTI: 83,5%, que representan 374 de las 450 que posee el sistema público. En solo un fin de semana aumentó más del 5%.

La alta ocupación de camas se combina con la falta de elementos básicos para el tratamiento y cuidado de pacientes, como está ocurriendo con el oxígeno medicinal en la Provincia de Buenos Aires. No solamente pone en peligro a los pacientes Covid positivos, sino a todas aquellas personas que requieran una intervención de urgencia e intubación. El consumo de oxígeno en los centros de salud bonaerenses aumentó un 300%. Las empresas productoras que presentan este problema son dos, Praxair y Air Liquide, aunque no se sabe si es una cuestión de precios o de stock, ya que los centros de salud privados de la Capital Federal informaron que desde las empresas quieren aumentar el importe de este insumo.

Es importante recordar que la falta de oxígeno ha causado estragos en otros países y ciudades. En Manaos (Brasil) generó una catástrofe sanitaria que llevó a que el 7% de los adultos mayores muriera por Covid 19.

El año pasado, las empresas mencionadas también tuvieron la intención de aumentar el precio del oxígeno medicinal, y para detenerlo tuvo que intervenir el Ministerio de Desarrollo Productivo. Es un problema que ocurre desde 2020 y sobre el cual el gobierno nacional no ha hecho nada. En este contexto, las empresas privadas, ya sea de insumos o mismo de la medicina, buscan su propio rédito; el gobierno lo permite y acompaña.

Las “medidas” que no detienen el colapso

Es por eso mismo que no ha avanzado en la centralización del sistema de salud. La semana pasada, el gobierno de la PBA avanzó en un DNU que formalizó el Sistema de Gestión de Camas, supuestamente para tener un mayor control de los ingresos y egresos del sistema público, privado y de las obras sociales y que haya una mayor “coordinación” entre estos sectores; sin embargo, días más tarde el ministro de Salud de la PBA afirmó que “no hay camas aseguradas para nadie”. Es decir que la medida en sí no sirvió de nada, ya que no pueden garantizar ni siquiera el acceso a la salud a la población.

Si continúan aumentando los casos, los gobiernos de la provincia de Buenos Aires y de CABA avanzarían con nuevas restricciones, ya que evidentemente las establecidas hace casi 2 semanas no movieron ni un poco el amperímetro de la situación epidemiológica. Quirós, ministro de Salud de Larreta, aseguró que “si los casos no bajan, no hay manera de que el sistema de salud pueda seguir competente”. Ya es imposible ocultar los números, sobre todo cuando se pone sobre la mesa que hace un mes la ocupación de camas era del 27,3%, con 123 personas internadas en camas de UTI. La arbitrariedad con la que maneja los recursos el gobierno de la Ciudad también da que hablar, puesto que, aun con los hospitales públicos colapsados, no dudo en entregar 50 respiradores al sistema privado.

Esta semana habrán llegado 10 millones de vacunas contra el Covid 19 desde que iniciaron las entregas. Pero, como el resto de las medidas del gobierno, llegan tarde: muchas jurisdicciones se quedaron sin vacunas hace varios días, como la Ciudad de Buenos Aires. El desabastecimiento del sistema se refleja también en la vacunación, que apenas llega a 7.214.704 vacunados, 6.341.959 con una dosis y 872.745 con dos.

Enfrentar la pandemia

Lo que queda en evidencia es que hoy en día no hay un criterio unificado que defina hacia dónde se dirigen los recursos sanitarios. Las medidas que llevan adelante quedan por la mitad, como sucede con el Sistema de Gestión de Camas; la centralización sólo funcionará si se lleva a fondo, ya que hoy en día la descoordinación e improvisación que manejan los gobiernos se paga con la vida de las personas.

La producción nacional debe estar dirigida a aquellos elementos que más se necesitan en este contexto sanitario, y avanzar en la centralización del sistema de salud público, privado y de las obras sociales, así como los centros de investigación y laboratorios públicos y privados, especialmente aquellos que hoy en día cuentan con la capacidad de producir vacunas contra el coronavirus. Para esto es necesario llevar a fondo el planteo de la liberación de las patentes, en pos de amplificar la producción de las vacunas y garantizar la inoculación de toda la población.

Intervención de las instituciones y empresas privadas encargadas de producir los insumos sanitarios de más urgencia, como lo es el oxígeno, y apertura de sus libros contables. A su vez, la inclusión de los trabajadores de la salud en los comités de crisis de los hospitales y la triplicación del presupuesto de salud.

Con esta orientación es que desde Tribuna de Salud, Tribuna Estatal y el Partido Obrero realizaremos una charla-debate con profesionales de la salud, quienes se encuentran hoy en la primera línea de lucha contra el el Covid y el ajuste, hoy lunes 26/04 a las 18hs. De la misma participarán Gabriela Suppicich (delegada de los trabajadorxs autoconvocadxs de la salud de Neuquén), Cecilia Chavero (trabajadora del Hospital Cipolletti, Río Negro), Martín Farfán (integrante de trabajadores autoconvocados del Hospital Larcade en lucha), Alicia Rey (delegada de la Clínica San Andrés en lucha) y Rocio Talma (trabajadora de la salud de Mar del Plata).

 

También te puede interesar:

Escribe Gabriel Solano
Las consecuencias de la ausencia de medidas del gobierno.
Según datos del gobierno, menos del 40% de la docencia cordobesa está vacunada.
El hospital Carlos Saporiti alcanzó el 100% de camas Covid ocupadas.
Ricardo Quintela no responde reclamos y desplegó el aparato represivo.
Fija la potestad de la Ciudad de Buenos Aires de mantener las clases presenciales.