24/09/2020

Por protocolos laborales de Covid y la desabestización de todo el subte

Alrededor de 200 contagios y 6 compañeros fallecidos por Covid.

La crisis pandémica golpea con especial fuerza en el subte. Lamentablemente el registro de alrededor de 200 contagios y 6 compañeros fallecidos por Covid, nos ubica con una mortalidad por arriba de la media. Esto se debe a las evidentes condiciones de insalubridad en que se desenvuelve nuestra actividad. Sin embargo la pelea por mejores condiciones de trabajo, hoy de una importancia fundamental, data de mucho tiempo atrás. Desde una primera lucha por protocolos preventivos ante tareas de riesgo eléctrico, con seis fallecidos, en su mayoría por electrocución, junto a decenas de accidentes laborales de todo tipo, y la pelea permanente por el mantenimiento correspondiente de las formaciones, hasta la lucha en curso por la desabestización total del subterráneo.

En nuestro taller San José, de Material Rodante, venimos dando una pelea desde hace 13 meses con retención de tareas, debates y asambleas, que arrancó contra la presencia de asbesto en el taller y luego se potenció ante el cuadro del Covid. En este tiempo, pese a la irresponsabilidad patronal, hemos logrado arrancarle distintas reivindicaciones que van desde el lavado industrial de la ropa y los doble lockers para mayor seguridad, hasta la inspección y posterior retiro de todo material con asbesto. Logramos nuestra incorporación al RAR (Relevamiento de Agentes de Riesgo) con el conjunto de los talleres de mantenimiento y otros sectores para tener un seguimiento clínico de por vida ante nuestra exposición. Además hemos avanzado en el cambio de flota, haciendo que la patronal retire las formaciones con presencia de asbesto de la línea C.

Desde un primer momento planteamos la necesidad de que los trabajadores tomen el control sobre las cuestiones de seguridad e higiene, frente a la desidia patronal y de los gobiernos. Por eso damos la pelea integral por comisiones de higiene y seguridad de los propios trabajadores y con poder de veto, es decir, que tengan la capacidad de interrumpir cualquier tarea en caso de que no estén dadas las condiciones.

En ese sentido hemos encontrado una traba en la conducción del sindicato, que no ha llevado a fondo la lucha por la desabestización, ante incumplimientos del gobierno y Metrovías, aun teniendo fallos judiciales a favor de los trabajadores. Salvo medidas aisladas la pelea ha quedado sostenida en manos de algunos sectores como los talleres San José y Rancagua. O por el lado de imponer mejores condiciones ante la pandemia las medidas de acciones directa de los trabajadores de los tráficos de las líneas B, D , C y la resistencia de la E a condiciones riesgosas que quiere imponer la empresa, como en el resto de los sectores del subte.

Asbesto y Covid: una misma lucha

Ante el cuadro actual surge nuevamente la necesidad de luchar por mejores condiciones de trabajo. Desde La Naranja nos damos la tarea de elaborar protocolos específicos adaptados a las particularidades de cada sector. Por el contrario, y  en línea con la pasividad frente a la lucha por el asbesto, desde la conducción del sindicato han salido a rechazarlo con excusas legales, diciendo que los trabajadores no podemos elaborar nuestros propios protocolos y que debemos limitarnos a hacer cumplir las disposiciones legales vigentes. Es la misma orientación que tienen al plantear las comisiones mixtas entre sindicato, Metrovías y Sbase que solo llevan a un callejón sin salida. No hay comisión que pueda hacerse porque nuestros intereses son totalmente contrapuestos.  La experiencia inmediata demuestra que solo con la intervención de los trabajadores y sus acciones directas de lucha podemos arrancar nuestras reivindicaciones a la patronal. En ese sentido planteamos que la AGTSyP (Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro) debe ponerse a la cabeza de la lucha por la desabestización total del subte y la elaboración y aplicación de protocolos laborales y comisiones de salud en todos los sectores. Más que nunca la lucha por condiciones de trabajo es una lucha por la vida de cada trabajador y sus familias.

También te puede interesar:

En medio de la pandemia y con un presupuesto de miseria. Necesitamos un plan de lucha.
La resolución judicial obliga al gobierno provincial a permitir el ingreso de más de 8.000 formoseñes.
La "normalización" del servicio, sin criterios de salubridad.
Fuertes irregularidades en el cumplimiento del protocolo.