26/06/2020

Privatización o combate de la pandemia: ¿por qué planteamos la centralización del sistema de Salud?

Video realizado por trabajadores de salud del Partido Obrero junto al legislador de CABA Gabriel Solano.

La pandemia en el país ha ingresado en semanas muy complejas principalmente porque estamos en una fase donde se agudizan y crecen día a día los contagios arrojando las cifras más altas hasta el momento. Desde nuestra perspectiva, ni el gobierno nacional ni los de la Provincia de Buenos Aires y la CABA han desarrollado políticas de fondo para mejorar el sistema de salud y dotarlo de la cantidad necesaria de camas y respiradores en las Unidades de Terapia Intensiva. No existe una planificación centralizada que ponga a disposición del conjunto de la población  las instalaciones del sub-sector de la salud privada y las obras sociales. Como consecuencia, la tasa de personal de salud contagiado es muy alta y la deficiencia en la provisión de EPP de calidad y en cantidad y la falta de personal imposibilita una organización de los trabajadores en cohortes que  puedan ir alternando los días de trabajo para evitar contagios estrechos.


Ante este panorama, desde el Partido Obrero venimos realizando una gran campaña con el eje principal enfocado en la necesidad de la centralización del sistema de Salud bajo control de sus trabajadores. Con este material audiovisual nos proponemos ingresar en una explicación de nuestro planteo. Partimos de la premisa que el sub sistema de salud privado y las obras sociales quintuplican las camas de UTI en comparación al sub sistema público. Desde la perspectiva de que la salud privada crece a través de parasitar a la salud pública. Los lobbies empresariales presionan para que el estado disminuya las prestaciones y el presupuesto destinado a salud año a año, y de esta manera se amplíe el campo del negocio sanitario. A su vez las condiciones laborales arrojan una alta tasa de personal de salud contagiado, principalmente en el sector privado. Esto demuestra cómo el lucro capitalista que persiguen los empresarios de la salud pone en juego no solo la atención de los pacientes sino que sobre todo la vida de sus trabajadores.



A su vez, la descentralización del presupuesto de salud afecta de una manera muy aguda y diferente a las provincias y municipios; por ejemplo el presupuesto de salud de la provincia de Chaco es 40% inferior x habitante que en la provincia de Buenos Aires.  Mientras tanto los ingresos de OSDE y Swiss Medical superaron ampliamente el presupuesto del ministerio de salud. A esto se le suman los laboratorios que funcionan como monopolios estableciendo precios de venta y patentes. Al mismo tiempo, la iglesia y la burocracia sindical también son parte del negocio con incontables clínicas y sanatorios en todo el país.


La victima de esto no son solo los usuarios sino también los trabajadores, ya que según el ingreso es la calidad de la atención. La privatización creciente llevó a que los trabajadores terminen costeando, cada vez en mayor medida, los servicios sanitarios que antes eran garantizados por el estado o las obras sociales. Con el contexto de la pandemia el hospital público esta sobrecargado y cerca del colapso, mientras las clínicas no se sabe en que situación están.


Los trabajadores del sub sistema de salud pública son los que pagan esta crisis en manera directa, con salarios de miseria que los empuja al pluriempleo y de esta manera degradando las condiciones de vida y la atención que se brinda. Como contrapartida, se benefician directamente los capitalistas de la salud que se amoldan a la inversión mínima en el rubro guiándose por el presupuesto de miseria que destinan los gobiernos al sistema público, ya que otra gran parte es destinado al pago de la deuda externa.


Para terminar con esta anarquía existente, incluso en contexto de pandemia, planteamos unificar el sistema sanitario con la totalidad de los recursos existentes de los tres subsistemas (público, privado y de obras sociales). Esto plantea un programa concreto:


–  Centralización de todo el sistema de salud incluso los laboratorios.


– Jornada de 6 hs para todos los trabajadores.


– Pase de Enfermería a la carrera Profesional.


– Terminar con la precarización laboral y que todos los trabajadores contratados pasen a los convenios colectivos de las ramas.


– Triplicación del presupuesto. Para esto hay que cesar el pago de la deuda externa e imponer un impuesto a las grandes fortunas de los grupos capitalistas.


Este programa conlleva una gran transformación social, requiere terminar con el lucro capitalista, terminar con el secreto comercial industrial de los grupos de laboratorios y terminar con la precarización laboral que es otra de las fuentes de ganancias de los capitalistas. Sólo los trabajadores, como clase social, pueden llevar adelante este programa y por eso es una parte fundamental del programa del Partido Obrero y el Frente de Izquierda.

También te puede interesar:

Carreras paga miserias en negro mientras junto con el Frente de Todos y Cambiemos firman un presupuesto 2021 de ajuste.
El Estado, las empresas y los gremios siguen atentando contra la salud de los trabajadores.
Asambleas el 2 de diciembre; paro y movilización el 3.