15/10/2020

Renunció el titular de tratamientos de SIDA, hepatitis y tuberculosis en Argentina

Sergio Maulen ya había renunciado bajo el gobierno de Macri; denuncia que el ajuste a los tratamientos sigue en pie.
Por Samu López UJS - Medicina

En el día de la fecha se dio a conocer la renuncia de Sergio Maulen, titular del área programática de tratamientos de SIDA, Hepatitis y Tuberculosis en Argentina. La renuncia se da en medio de denuncias y reclamos por falta de insumos y presupuesto para sostener la atención pública de medicamentos y tratamiento para pacientes HIV positivxs.

Sergio Maulen, ya formaba parte del área HIV, quien había presentado su renuncia en el 2018 (bajo el gobierno de Macri) en medio de fuertes denuncias de ajuste y recorte presupuestario. En aquel momento las declaraciones de Maulen apuntaban a un vaciamiento alarmante en los tratamientos HIV: “en este marco de reducción presupuestaria, de fuerte devaluación y de proceso inflacionario, no está garantizada la continuidad de la respuesta en el acceso a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento de las personas asistidas por los Programas que conforman esta Dirección”. Esto se declaraba en aquel entonces, dejando en claro la política de vaciamiento y ajuste en salud para áreas tan sensibles de la población era una política sistemática de los partidos gobernantes.

Junto al anuncio del Gobierno de Alberto Fernández de la recreación del Ministerio de Salud le ofrecieron a Maulen la dirección del sector, pero lo cierto es que nada se modificó en materia de presupuesto y tratamientos. Las diferentes agrupaciones y organismos no gubernamentales siguieron denunciando el ajuste y vaciamiento sistemático del sector. Los retrasos en la adquisición de insumos, realización de estudios de carga viral a las personas que consultan en los centros de salud, son algunos de los reclamos .

En el marco de la discusión por el presupuesto 2021 se anuncian nuevos recortes y ajuste en varios sectores de la salud. La renuncia de Maulen no es un destello en cielo sereno, sino que forma parte de una continuidad de ajuste en salud, aún en el marco de la pandemia. La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que en Argentina son 129 mil las personas que tienen el virus, aunque un 20% de ellas lo desconoce. Del total de personas que conocen su diagnóstico, el 83,5% está en tratamiento y la mayoría de ellas se atiende en el sistema público de salud. Lo que indica una alarmante situación sanitaria para miles de personas que dependen de los tratamientos públicos. También marcamos que de nada sirve un Ministerio de Salud vacío y sin presupuesto que solo sirva para anuncios vacíos sino hay una verdadera política sanitaria.

Necesitamos políticas al servicio de la población que garanticen el acceso y control de la salud para lxs trabajadores que hoy el gobierno de Alberto Fernández no puede garantizar. La renuncia de Maulen es la confirmación de que la política de ajuste no cambió y que la descarga de la crisis económica quiere ser descargada sobre las espadas de la población trabajadora más humilde.

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda proponemos una fuerte organización por los derechos de todxs al acceso a tratamientos públicos. La centralización del sistema de salud en el marco de una crisis sanitaria nacional agravada por la pandemia. Que la plata se destine para la salud pública y no para la deuda externa y los compromisos con el FMI.

 

También te puede interesar:

El jueves 15 se desarrolló una jornada de lucha en los hospitales Rawson y Misericordia.
Peligra la atención de niñes y avanzan en la privatización.
Otro ataque del Estado y el capital contra la clase trabajadora.
A instancias de Patricia Jure, se realizó una reunión virtual y se impulsará una sesión especial.
Luchemos por una salida al colapso sanitario.
Se impone la necesidad de una gran campaña por este reclamo.