21/01/2021

San Juan: el Área Natural Protegida La Ciénaga, al límite del desborde sanitario

Se encuentra a 25 km de Jáchal, declarada Área Natural Protegida en 2005 por la Cámara de Diputados de la provincia.

Al calor de la pandemia que azota el país desde hace más de un año, el turismo interno en las provincias crece rápidamente debido, entre otros motivos, al impedimento para transitar internacionalmente. Es el caso del Departamento de Jáchal en San Juan, uno de los más visitados a nivel local, y especialmente la localidad de La Ciénaga, en el corazón jachallero. Ésta, luego de una ardua lucha en 2005, fue declarada Área Natural Protegida y Santuario de Aves, por su atractivo paisajístico y natural, su valor arqueológico zonal y patrimonio cultural.
La protección fue establecida mediante la ley provincial N° 7640, abarcando una superficie de 9600 ha. Está situada a 181 km. al norte de la capital provincial.

Desde hace años los vecinos de La Ciénaga vienen denunciando la indiferencia estatal en cuanto a la generación de basura y suciedad por parte de los turistas, los que que visitan el área diariamente y que no encuentran contenedores en la totalidad del paisaje. El Área Natural se encuentra empobrecida y contaminada a lo largo de todo su río por bolsas de basura con las que los vecinos deben convivir y que , se suma en esta etapa más que nunca, a las consecuencias producidas por la pandemia del Covid-19 en la salud.

Como Área Natural Protegida (ANP), La Ciénaga cuenta con un refugio, donde cuatro agentes provinciales de protección de la provincia de San Juan se encuentran trabajando diariamente, en guardias rotativas de a dos, y cuya función es “entender en el control, registro, circulación, permanencia y salida de personas, vehículos, productos, animales, químicos o de cualquier naturaleza que puedan afectar el medio ambiente en las áreas bajo su custodia”, entre otras que hacen al cumplimiento de su cometido, como reza la ley provincial N° 606 de Áreas Naturales Protegidas de la provincia de San Juan. Los agentes no cuentan ni siquiera con presupuesto para la nafta del vehículo de Medio Ambiente, lo que les dificulta hacer guardias en la zona.

La Secretaria de Medio Ambiente de la provincia no cumple, como organismo de aplicación de La Ley N° 606-L con los derechos y obligaciones de sus trabajadores, cuando les confiere en la letra de la ley, la seguridad, control y vigilancia en el ámbito geográfico del ANP, sin proveer en los hechos de los recursos materiales, debido a lo cual tienen pocas posibilidades de poder ejercer sus funciones como guardianes de la flora y fauna del lugar.

Esto se agrava con la falta de concurrencia de otros organismos estatales que, según el artículo 86 de la mencionada Ley, deberían cumplir funciones de policía, de seguridad y administrativas.
Mientras a través de los medios de comunicación jachalleros la Municipalidad promueve el área para turismo interno, por otro lado, abandona su cuidado, no destinando presupuesto para el sostenimiento de dicha Área, dejando a los vecinos en total desamparo sanitario en particular y ambiental en general.

La no contaminación con residuos domiciliarios en la zona se torna imposible de evitar, ya que desde hace meses la Municipalidad de Jáchal extrajo los contenedores de basura de Misión Buen Ambiente del área y los llevó a un camping privado que funciona aguas abajo del paredón del Dique Los Cauquenes, a pocos km de la zona urbanizada de La Ciénaga.

A esta situación, se suma que los trabajadores municipales no cuentan con elementos de protección personal (EPP) para levantar los residuos, y en la actualidad es uno solo quien visita la zona una vez a la semana. El camping destinado para recibir a los turistas, se encuentra cerrado desde hace meses, obligando a los mismos a acampar a la orilla del río, en áreas no habilitadas, ya que no cuentan con los requisitos básicos (parrilleros, asientos, baños): un ejemplo de lo mencionado son la enorme cantidad de residuos abandonados y de fogatas que prenden y que son mal apagadas, con el riesgo de provocar incendios difíciles de controlar.

Sin ir más lejos, el área se incendió en el año 2017 por la caída de un transformador deteriorado de Energía San Juan, dejando casas enteras quemadas por el fuego

Ante el evento los vecinos, con la ayuda de los agentes protectores de conservación, que no contaban con señal ni movilidad oficial, se vieron obligados a apagarlo por sus propios medios, ya que los bomberos accedieron al lugar en forma tardía gracias a un llamado hecho por un guardaparque desde un celular , para lo cual debió buscar señal trasladándose en una moto particular al Dique Los Cauquenes.

Este incendio se denunció ante el Gerente General de Energía San Juan, Eduardo Tejada, por Mesa de Entrada de la Empresa, no recibiendo hasta el día de hoy una respuesta favorable para aquellos quienes perdieron sus inmuebles, sin contar con el perjuicio que se causó a la biodiversidad del Área.

San Juan es una provincia desértica, profundamente afectada por la crisis ambiental, y es necesaria una acción en conjunto para frenar las políticas anti ambientales que vienen desarrollando desde hace años el anterior gobernador José Luis Gioja y continuada y exponenciada por el actual gobernador Sergio Uñac y la Municipalidad de Jáchal, en alineamiento con el gobierno nacional y su política de extractivismo.

Estas políticas forman parte de un debate interdisciplinario sobre el desarrollo sustentable y en particular sobre la protección y conservación de la flora y fauna de la ecoregión, poniendo el acento en la importancia de una organización colectiva y vecinal para el uso responsable de nuestros recursos.

Hacemos responsables de la decadencia de la localidad de La Ciénaga y de la salud de los vecinos al gobierno provincial y al gobierno municipal.

En esta nota

También te puede interesar:

Estuvo cumpliendo sus funciones "presenciales" desde principios de febrero. No recibió la vacuna.
Se trata de una doctora del Servicio de Emergencias del Hospital Fernández y el Jefe de Cirugía Plástica del Hospital de Quemados.
Comenzó con un paro de 48 horas el plan de lucha de las y los trabajadores de la salud. La próxima semana serán 72 horas y la siguiente 96 horas.
Colapso sanitario, pico de muertes y un virus que no da respiro.
Un nuevo llamado a voluntarixs por parte del Centro para la detección del Covid-19 (CeTec-U).