28/10/2021

San Juan: una anciana abandonada por el sistema de salud

Este miércoles 27 de octubre el Pami nuevamente fue noticia en San Juan. Una anciana de 83 años, doña Ursulina, fue abandonada en la Clínica Santa Clara: el único nosocomio provincial con convenio para la atención de los pacientes de esta obra social.

“Con mucho dolor, pero no me puedo hacer cargo de Ursulina Vázquez. Nadie del Pami me ayuda para cuidarla ni con el alimento. Ya no doy más”, se lee en una esquela junto a la anciana (Diario de Cuyo, 27/10). En diálogo con Canal 13 Noticias, Abigail, la joven que la cuidaba, afirmó que llevó a la anciana y la dejó en el Santa Clara por desesperación. Es que la señora Ursulina presentó Covid-19 en mayo de este año, y desde ese instante su salud se fue deteriorando rápidamente. Abigail se vio envuelta en trámites interminables ante el Pami y finalmente consiguió una internación domiciliaria en el asentamiento en que vive, a través de la empresa tercerizada Truman.

El padre de Abigail es changarín, y lo que gana no le alcanza para pagar los insumos médicos, cremas antiescaras o sueros, ya que la empresa tercerizada solo le provee de ¡gasas! según lo que explica la joven.

El estado de salud de la abuela al momento es delicado, ya que se alimenta por una sonda nasofaríngea, pese a lo cual, en la Clínica Santa Clara, en la noche del 27 de octubre, debió esperar más de tres horas para que a la joven le informaran que nuevamente debía llevarla a su domicilio sin más. Ante la impotencia y desesperación, Abigail la dejó en la Clínica para que la atendieran porque ella ya no tenía medios ni recursos económicos para darle una atención adecuada a Ursulina.

Previo a estos sucesos, el lunes 20 de septiembre, el director de la delegación del Pami en San Juan, Marzio Meglioli, fue entrevistado por el programa televisivo Banda Ancha, donde afirmaba: “Tenemos algunos inconvenientes, por lo que estamos auditando de forma permanente, por lo que no estamos al 100% con todas las prestaciones”. Luego señaló que es una “situación complicada” el de las prestaciones, porque muchos profesionales “no reciben ninguna obra social” y “cobran las consultas particularmente” sin que se efectúe una amortización del monto. Es decir, le echó la culpa a los trabajadores de la salud. “Hay muchas especialidades que se complican a la hora de conseguir especialistas que quieran atender la obra social”, manifestó.

El titular del Pami, refiriéndose a la Clínica Santa Clara, aclaró: “Ellos no están atendiendo a una parte de los afiliados”, y dio a entender que el dinero que reciben es mucho más que el que efectivamente ocupan. Destacó que “atienden el mínimo posible”, y que es un “mecanismo de larga data” (Tiempo de San Juan, 23/8).

El mecanismo al que se refiere Meglioli es el pago por cápita, es decir, en el que se paga un monto fijo ya sea que se atienda a uno o todos los afiliados. Lo cierto es que no dejan de aumentar las dificultades, tanto para el personal de salud como para los pacientes que dependen de la salud pública. El director de la Clínica Santa Clara, por su parte, retrucó: “En este último tiempo se hizo mucho más difícil la atención porque es imposible sostener las instituciones de salud con estándares de prestación de valores tan bajos”. Dijo que Pami solo paga $1.000 por cada uno de los 47.500 afiliados y que por esa cantidad “es difícil darles toda la cobertura, operarlos y hacer toda la complejidad”.

Esto revela que se trata a todas luces de los conflictos entre el gobierno y la salud privada, quedando en el medio entrampados los jubilados, pensionados y mayores de 70 años, el personal de salud y los trabajadores administrativos y de maestranza. Los primeros no están recibiendo la atención que necesitan y a los trabajadores, el Pami, a través de las empresas tercerizadas, les paga mal y tarde. Las clínicas privadas, a su vez, se destacan por haber protagonizado reiterados despidos sin causa.

Prueba de ello, es que el director Mattar del Santa Clara, alegando la presunta desfinanciación de la Clínica, decidió en agosto despedir 18 empleados para achicar costos, a pesar de estar subsidiada con el Repro para el pago de parte del sueldo de los trabajadores. El conflicto terminó resolviéndose en favor de los trabajadores, ya que debieron ser reincorporados.

Repudiamos el trato indigno a los jubilados por parte de los organismos gubernamentales, tanto nacionales como provinciales, y repudiamos por igual la precarización de los trabajadores de la salud. El abandono de Ursulina constata el vasto desfinanciamiento de la salud pública en beneficio de los negociados de la salud privada; un sendero que se profundizará en el próximo año con un Presupuesto 2022 que trae un ajuste mayor sobre el sistema sanitario.

Queremos una dirección del Pami elegida y controlada por los trabajadores, los jubilados y los pensionados. Reclamamos a su vez un inmediato aumento presupuestario de emergencia sobre el derruido sistema de salud y el cese de los subsidios y los beneficios a las clínicas privadas, que especulan con la salud de la población en defensa de sus intereses.

En esta nota

También te puede interesar:

Un coro del gobierno, gobernadores y empresarios para profundizar la depredación ambiental.
Mientras tanto, las escuelas son asistidas por camiones cisternas.
Los evidentes privilegios de la titular del PAMI, un organismo sistemáticamente vaciado por los gobiernos.
Declaración del Partido Obrero-San Juan en el FIT-U. 
Puesteros de 25 de Mayo comparten el agua de un camión cisterna con sus animales para que no mueran de sed.