27/04/2020

Santa Cruz: graves testimonios y denuncias de los trabajadores de salud

Sufren además persecuciones y censuras por hacerlas públicas.

En el marco de la pandemia del Covid-19, al avance de la enfermedad le están haciendo frente en primera línea los trabajadores de la salud. La pandemia ha hecho más evidente en cada hospital las carencias del sistema de salud.


El Hospital Regional de Rio Gallegos (HRRG) no es la excepción, y en los últimos días circulan las denuncias de distintos servicios, por falta de insumos, por compensaciones salariales y ante las arbitrariedades cometidas por los jefes de servicio y la dirección del hospital.


En un medio de comunicación local la entrevista a una enfermera del sector de maternidad denunciaba que querían trasladarlos a clínica quirúrgica, que es un servicio contaminado con microorganismos que "no son compatibles con nuestras mamás y bebés" decía la trabajadora en un audio. A su vez denunciaba la arbitrariedad de la dirección y el jefe de sala que no consultaron a los enfermeros sobre esta medida. Las enfermeras quieren mantener a sus pacientes en un área limpia, no se niegan atender pacientes con Covid-19 siempre y cuando sean mamás y bebés ya que tienen un protocolo para su cuidado.


Se quiere evitar con esto que los pacientes entren en contacto con un microorganismo intrahospitalario en el área de cirugía llamado KPC que no se lo puede combatir con nada, no hay antibiótico que lo mate, mencionaba la trabajadora.


Como consecuencia de esta denuncia pública, la dirección del hospital les inició un sumario a ella y a una compañera por difundir el posteo, aduciendo que las declaraciones resultaban una tergiversación y les aplican el régimen disciplinario.


Por la persecución y la censura que sufren los trabajadores de salud muchos no se animan a hablar públicamente, pero denuncian al igual que muchos la falta de barbijos triple capa quirúrgicos aprobados por Anmat. “Estamos usando los que son caseros donados y los que entrega el Ministerio son de mala calidad, el Gobierno y sus funcionarios están usando el N 95, mientras el personal usa barbijo casero. Agradecemos las donaciones, que se usan para otras tareas, no para atender pacientes con Covid-19 positivo, porque no protegen de nada, solo con pacientes habituales”, nos decía una enfermera que preservó su identidad. Otra necesidad son las antiparras buenas que sellen bien y no se empañen. “Estamos comprometidos y atentos todos los días a nuevos síntomas y nuevos tratamientos y técnicas que ayuden a mejorar la atención”, cerraba la misma compañera.




Precarización laboral y reclamos


El HRRG tiene 50 monotributistas enfermeros, y otros tantos como administrativos, maestranza entre otros. Hace unas semanas los choferes reclamaron afuera del hospital porque los móviles no están en condiciones para traslados y que incluso ellos mismos podrían provocar un accidente por esta situación, denunciaron que no se cumplió con la promesa de un aumento salarial, "no somos héroes, hacemos nuestro trabajo de ambulancia y traslado, al trabajador le toca lo más difícil siempre tenemos que salir a la calle para que nos escuchen y reclamar".


Hablamos con Hugo Jérez, trabajador del HRRG, y secretario administrativo de la CTA Santa Cruz, quien menciona que “elementos de seguridad hay pocos y que los mismos son administrados por farmacia, que entrega de a poco y a cada servicio, el problema es la calidad de los insumos, algunos son buenos, otros malos que es lo que reclaman muchos trabajadores”. Plantean “que se hagan más testeos, aunque hay pocos pacientes de Covid-19 hay casos sospechosos que están en aislamiento. Es evidente la falta de organización y no existe un comité de crisis integrado por trabajadores, lo que existe es la arbitrariedad para manejar los servicios sin consultar a nadie como sucedió con maternidad al cual querían trasladar hasta que sus trabajadores denunciaron en los medios”.


Hugo menciona que “miedo hubo siempre, porque las represalias no son solo amenazas de sumario sino el manejo discrecional de las guardias que son utilizadas para compensar la falta de un aumento salarial, es a través de estas guardias que manejan al personal de salud produciendo una importante desigualdad salarial y se usa como moneda de cambio, sectoriza, y no se cumple con lo estipulado en el CCT donde se establece el pago de las horas extra fuera del horario normal”.




En una entrevista radial un enfermero referente del hospital, Manuel Piris, denunciaba “la falta de personal de enfermería que debían ingresar en enero, ya que en muchas áreas faltan”, defendiendo las seis horas para enfermería ya que “actualmente existen tres turnos de ocho horas, y a los que ingresen deben prepararlos con tiempo (meses), sobre todo porque viene la época invernal y aumentan los pacientes por cuestiones respiratorias”.


Por otro lado se conoció la denuncia de enfermeras de clínica médica que reclamaron en la dirección la falta de insumos y para que sean tomados como infectocontagiosos y provean ropa necesaria para trabajar, piden una compensación económica y el pase a contrato de los monotributistas del sector.


Mariela Gamboa trabajadora social de un centro de salud marca que a nivel provincial “existe una falta de acompañamiento gremial (ATE, Aprosa, Atsa y Upcn) y ante la crisis aparecen espacios autoconvocados, más allá de las afiliaciones sindicales”. Explica que “los centros de salud tomaron cierta modalidad, no hay una línea dentro del Ministerio de Salud de organización y planificación, de hecho el Ministro de Salud en las primeras semanas había suspendido las vacunas para los nenes, las de calendario. Medida que al principio se acató y al pasar las semanas con los recaudos y cuidados necesarios, porque no se pueden dejar niños sin las vacunas para la rubeola o sarampión, estamos realizando… Esta falta de política pública en salud no es de ahora, sino de años"


Por ultimo Mariela denuncia que la persecución es "un modus operandi en la provincia cuando los trabajadores expresamos irregularidades somos perseguidos, en vez de existir autocritica culpan a los trabajadores. No se puede decir nada o expresar como estamos funcionando, es grave y una censura a la libertad de expresión. Estamos reclamando condiciones de trabajo y salariales". El estrés que genera una investigación, un sumario se suma a la situación de la pandemia, hay una desprotección total.


Los testimonios de los trabajadores de salud muestran el estado en que se encuentra el sistema, que no está preparado si la curva de la pandemia se dispara en nuestra provincia. Los reclamos salariales “brotan” desde el primer día, desde los médicos hasta el personal de maestranza, reclaman la falta de insumos y como son obligados a mezquinar lo poco que tienen para que no se gaste rápido. El pueblo se solidarizó entregando barbijos caseros pero que no reúnen las condiciones para los casos de Covid-19.


La provincia de Santa Cruz logró en 2019 un superávit fiscal a partir de la política de congelamiento salarial. El presupuesto provincial se duplicó, pero los salarios siguen congelados y la nueva crisis una vez más, cuarentena mediante les sirve de excusa para postergar nuevamente a los más vulnerables, mientras siguen beneficiando a los empresarios que se la llevan en pala.



 

También te puede interesar:

Los datos oficiales reflejan el impacto de la precarización laboral, el vaciamiento de testeos y el déficit de testeos.
De los 56 nuevos casos del viernes 10, 53 tuvieron origen en ese contexto.
Mientras los casos positivos de Covid-19 superan los 230
El 16,6% son trabajadores de la salud.