09/04/2021

Santa Cruz: recursos para salud mental

Cuidemos a la juventud.

En estos últimos días el terrible caso de Leyla ha conmocionado a la comunidad y sacudido a la juventud. Es que la provincia de Santa Cruz viene ocupando los primeros puestos del ranking de suicidios a nivel nacional. Esto, sin embargo, no ha llevado a nuestras autoridades a ampliar sustancialmente los presupuestos para la salud mental ni en lo específico para la prevención de suicidios.

La realidad es que el sistema de salud mental de la provincia está colapsado, y lo vemos en la ciudad de Rio Gallegos, único lugar donde existen centros de intervención y contención en Santa Cruz. Aun así, no hay suficientes profesionales ni espacios en el Centro de Salud Mental que debe atender estas necesidades. Buena parte de los profesionales no atienden por las obras sociales, y entonces obtener un tratamiento es muy caro, sobre todo cuando vivimos una crisis económica que nos condena a salarios de pobreza o al desempleo.

En la práctica el Estado se niega a garantizar el cumplimiento de la Ley 3.594, aprobada en 2018, que es una adhesión a la Ley Nacional 27.130 de prevención del suicidio, cuya implementación requeriría la asignación de un presupuesto extraordinario. La salud mental y los suicidios no son lo suficientemente importantes para el gobierno de Alicia Kirchner.

Este panorama de abandono total es el resultado de las políticas de ajuste, de un gobierno que pone los intereses de camarilla y de las corporaciones empresarias por sobre los de la población. Enfrentamos un ajuste en educación y también en salud, como denuncian los enfermeros autoconvocados que se encuentran en lucha para garantizar sus derechos laborales.

La depresión y el suicidio son un hecho social y no un acontecimiento aislado e individual. Múltiples estudios en las últimas décadas han arribado a una misma conclusión: la depresión, la ansiedad y los suicidios avanzan a la par de las crisis económicas y sociales propias del orden social capitalista en que vivimos. Es por esto que exigimos al gobierno de Santa Cruz la asignación de un presupuesto extraordinario para poder hacer frente a este flagelo que viene golpeando de forma muy severa a la juventud, y que llega a empujarlos a tomar la decisión de quitarse la vida.

Este martes 13 de abril nos convocamos en Río Gallegos, en ex-Roca y San Martín para luego marchar a Casa de Gobierno para exigirle al Estado una verdadera contención ante las enfermedades y trastornos mentales. Marchamos para defender una perspectiva de vida para nuestros jóvenes que ponga freno a la ola de suicidios. Marchamos por espacios de contención y recreación autogestionados y con presupuesto estatal.

Esta lucha que iniciamos será el mejor homenaje a Leyla y a todas personas que nos arrebató el sistema.

 

 

En esta nota

También te puede interesar: