23/02/2021

Vacuna: no hay garantía para los adultos mayores

Mientras el abandono sigue manteniendo sin cuidados a los adultos mayores, se destapa la olla del vacunatorio VIP.

En Caba comenzaron la vacunación de los mayores de 80 y no se privaron de someter a varios ancianos a colas bajo la lluvia. Para el mismo grupo etario arrancó en Catamarca y Neuquén. En Misiones, vacunan a mayores de 65 y en Córdoba a mayores de 70.

En el resto del país, vacunaron en algunos geriátricos y recién comienzan con el empadronamiento de mayores de 80 (Santa Cruz) o mayores de 70 (Entre Ríos y Salta), vía una aplicación que obviamente los adultos mayores no saben usar. En San Juan, ni empadronamiento abrieron aún. En Buenos Aires están en la etapa de vacunación de sectores con riesgo preexistente, adultos mayores aun en espera.

Estamos hablando de millones de adultos mayores que se encuentran sin acceso a la vacunación efectiva. Solamente teniendo en cuenta los jubilados, pensionados, PUAm y no contributivas, se contabilizan 8,5 millones según la Anses; si se suman las jubilaciones especiales y las 13 provinciales, el número aumenta considerablemente.

Mientras este abandono sigue manteniendo sin cuidados a los adultos mayores, se destapa la olla del vacunatorio VIP. En primera fila están funcionarios, sindicalistas, familiares, empresarios y personeros del régimen. Salta la porquería en Santa Cruz, Córdoba, Caba y Provincia de Buenos Aires. Se van conociendo privilegiados en todos lados; el vacunatorio VIP recorre todo el país.

Las organizaciones de jubilados que estamos preparando una jornada nacional de lucha para mediados de marzo -centrada en enfrentar la movilidad miserable que dará un 8% de aumento, que significan unos $1.560 (IProfesional, 18/02/21)- colocaremos en el debate la campaña del Frente de Izquierda Unidad ante la falta de vacunas.

Planteamos luchar por que se liberen las patentes para vacunas y medicamentos, que se nacionalicen los laboratorios, que se fabrique la vacuna contra el Covid-19 en la Argentina. En este sentido, el sistema de salud debe ser único, estatizando laboratorios, la industria farmacéutica y la medicina privada bajo gestión y control de los trabajadores. Por vacunación garantizada para toda la población, a libre demanda, en todos los hospitales y centros de salud.

El no pago de la deuda externa está a la orden del día, junto con el impuesto a las grandes fortunas. Para las vacunas, para el sistema de salud, para recomponer las jubilaciones y pensiones que siguen por debajo de la línea de indigencia.

En esta nota