09/06/2020

Villa Azul: encierro, precarización y miedo contado desde adentro

Mientras el gobierno de la provincia de Buenos Aires y los de los municipios de Quilmes y Avellaneda anticipan extender el aislamiento, como mínimo quince días más aunque con distintas características, las cifras de infectados aumenta contabilizando más de 280 infectados y se suman dos decesos por Covid-19 (Infobae, 8/6).


Entrevistamos a Arturo, vecino de Villa Azul, quien nos contó cómo es sobrevivir en un barrio cercado y en precarias condiciones de subsistencia.


P: Hola Arturo ¿desde hace cuánto que vivís en Azul?


A: En realidad yo me crié en Villa Itatí, pero estoy en Villa Azul desde hace 15, 16 años más o menos.


P: Para tener una idea más clara, ¿cómo son las condiciones de vida en Villa Azul?


A: Acá en el barrio hay muchos que viven bien y muchos que viven mal. Del lado que hicieron las viviendas más o menos están mejor, pero los del otro lado de la villa que está acá enfrente, son los que peor la pasan porque ellos no tienen ni cloacas ni desagües: no tienen nada. Toda el agua que largan se hace una laguna, una putrefacción. Todas casitas precarias, se las armaron como pudieron. Esos son los que peor viven. Dentro de todo nos damos una mano. Hasta ahora, gracias a la ayuda de los vecinos, estamos aguantando porque si fuera por el municipio, que supuestamente nos iba a ayudar, olvídate. Nunca pasó, no apareció nadie por acá.


P: Según Mayra Mendoza y Jorge Ferraresi entregaron bolsones de alimentos a todos los vecinos del barrio. ¿Les llegó a ustedes? ¿Que otorgó la municipalidad?


A: Ellos entregaron mercadería que fue un pollo, tres papas, dos cebollas, un arroz, unas lentejas, una leche y una azúcar. Eso fue la primera vez, el lunes (25/5), porque nos vallaron el domingo y el lunes nos entregaron eso. De vuelta lo volvieron hacer este lunes. Pero entregan una vez por semana nada más. No sé, pretenden que comamos con un pollo toda la semana. Porque la mercadería que dieron era para que la gente coma uno o dos días, más de eso no. ¿Quién vive con un pollo por una semana? Ponele, una familia que tiene 7 u 8 chicos ¿cómo hace para poder vivir con la mercadería que dieron? Después, lo demás son todas donaciones de organizaciones sociales, del jugador de Boca Marconi y comedores de la Itatí, o gente que se acerca y nos dona cosas. Porque si tenemos que esperar que el municipio que se haga cargo de todo lo que dijeron, vamos para atrás. El jugador de Boca donó artículos de limpieza, una panadería de Don Bosco dona pan y así un montón de donaciones, porque el municipio no figura acá.


P: Llegó la triste noticia de dos fallecidos por Covid-19 y que los infectados son más de 270 (al momento de la entrevista), ¿qué clima hay dentro del barrio?


A: Ahora en el barrio están todos tristes, asustados, con miedo, porque le puede pasar a cualquiera. Un bajón porque la gente se está muriendo por esta infección y, bueno, no se la puede frenar. Estaría bueno que de parte del municipio, hagan todos los controles que tienen que hacer, venir a tomarnos la temperatura, colaborar con las cosas de limpieza e higiene, para que no haya más infectados. La gente está con miedo, están en sus casas encerrados. No pueden salir aparte porque están encerrados por el coronavirus, además están encerrados por la policía.


P: ¿Cómo es el trato de la policía?


A: El trato con la policía está ahí no más, porque bueno, ellos están acá para que se cumpla la ley supuestamente, y hay que respetar lo que ellos dicen porque si te haces el rebelde, les decís algo o que querés hacer algo, y a ellos no les gusta, directamente te llevan porque no respetas la cuarentena. Es la excusa que ellos ponen. Así que hay que bancarse lo que ellos digan.


P: ¿Cómo son los testeos? ¿Les hacen hisopados?


A: Pasaron dos días seguidos tomando la temperatura, pero después no pasaron, no hacen hisopados. Si alguien se siente mal tiene que acercarse a la salita. Si tenés síntomas, si no no hacen nada.


P: Con relación a la salita, ¿cuales son las condiciones del centro de salud?


A: Supuestamente a la salita no se puede ir, porque ahí llevaron a todos los infectados y la salita está contaminada. Así que si alguien necesita una emergencia, calculo que llamaran a una ambulancia. El tema de los remedios, acá hay un trailer al reverendo cuete, porque dicen que se acerquen, que nos van a facilitar los remedios. Cuando uno se acerca nos mandan a la salita, parece una broma. Y te encontrás que te anotan, y después cuando tengan la medicación te llaman. Pasó en casa que yo tengo una de las nenas que tiene epilepsia: necesita la medicación y me dijeron que me iban a llamar. Todavía no me llamaron, eso ya fue como hace tres días.


P: ¿El municipio o la provincia entregan algún tipo de información para que los vecinos sepan cuáles son los síntomas del coronavirus y las medidas que deben de tomar en los hogares para protegerse?


A: No, acá la información que tenemos es la que se pasa entre los vecinos. Si alguno tiene fiebre, si alguno tiene tos o se siente mal, ahí recién tienen que ir a la salita. Porque sino te dicen que es al pedo que vayas, que no te conviene que estés ahí porque ahí fue donde llevaron a los infectados.


P: Entonces, ¿están todos mezclados infectados con posibles infectados?


A: Y sí, porque acá te dicen que no te acerques a la salita, y te acercás a la salita y no sabés si te contaminas o no. Porque supuestamente, si llevaron a todos los infectados, no sé para qué los mandan a las salitas. Y en el caso de que vos le digas que te sentís mal y vas a la salita, no te hacen el hisopado, pero entonces ¿para qué vas? Te mandan a tu casa. Hay muchos positivos que los mandan a su casa.


P: Obras públicas, ¿se hacían en el barrio previo a la pandemia?


a: No, por el momento no se hacía nada. Ahora empezaron a mover unas máquinas ahí atrás, donde está todo el basural. Montón de basura, montañas, ahora están empezando hacer algo


P: ¿Cuáles considerás que son las medidas urgentes que se deberían toman en el barrio?


A: Y ahora las medidas urgentes, sería bueno que pasen a tomar la fiebre, que se fijen si hay algún vecino que no haya comido, y nos den elementos de higiene y seguridad, que nos hacen falta.


Desde el Partido Obrero reiteramos: con hambre no hay cuarentena. Rechazamos el “gueto flexible” que se plantea con el “aislamiento focalizado”. Retiro de las fuerzas represivas del barrio, basta de saturación policial. Los vecinos de Villa Azul, como los de Itatí y del resto de las barriadas bonaerenses necesitan soluciones urgentes. Un subsidio al trabajador desocupado de $30.000, además de la apertura y aumento de los planes sociales. Provisión integral y preventiva de kits sanitarios, como así también de alimentos en cantidad necesaria. Se requiere de un verdadero operativo sanitario, que dote de insumos, recursos y personal, a los centros de salud y hospitales de la zona. Plan de obras públicas y vivienda que solucione los problemas históricos de los habitantes del barrio. Con estos planteos, invitamos a todos los vecinos a que se organicen con el Polo Obrero y el Partido Obrero, para darle una salida a esta crisis.




 

También te puede interesar:

Otro fallo escandaloso que le garantiza impunidad a tres partícipes de una violación en manada en el camping “El Durazno” de Miramar.
El gobierno provincial declaró sujetos a expropiación terrenos para la construcción de una alcaldía y una cárcel sin consultar a los vecinos.
Con la venia de Cristina y los “nacionales y populares”.
El Frente de Izquierda sumó 5.4% alcanzando el tercer lugar.
Es en la escuela primaria de la sede Belgrano de esa institución.
El FIT-U con un pie en el Concejo Deliberante.