20/11/2003 | 826

125 pibes

Escobar

Esa es la cifra que tomó de puño y letra la inspectora de tránsito que envió la Municipalidad de Escobar para controlar la cantidad de chicos que viajan en el único colectivo que entra a la escuela Nº 8 de Belén de Escobar.

 

Luego de varios reclamos, se tomaron «el trabajo de enviar una zorra» para comprobar por fin las denuncias de los docentes de que los chicos viajaban peor que el ganado (harían falta tres colectivos en vez de uno).

 

El argumento de muchos concejales del Paufe es que antes no había colectivo, lo cual es cierto, ya que fue el reclamo de los docentes de la escuela lo que posibilitó que enviaran un ómnibus que transportaba a los pibes 25 cuadras, de barro, en medio del campo y sin veredas; lo que significaba que los pibes los días de lluvia llegaban mojados hasta los tuétanos y permanecían así toda la jornada de estudio (de 9 a 16 horas).

 

El «control de la municipalidad» sobre la cantidad de chicos que viajan en un solo colectivo, deviene de la lucha por el asfalto de la calle de la escuela, llevada adelante también por los docentes y padres de la escuela; como así también para que les devuelvan el porcentaje de ruralidad que les fue quitado por el gobernador Solá. Tanto el reclamo del asfalto como el del colectivo fueron el eje principal de las «jornadas de del Suteba», que de esta manera tomaron un real sentido de lucha por mejorar las condiciones de trabajo; y van a seguir presentes como un objetivo de toda la comunidad de esta escuela perdida para las autoridades, en medio de las quintas, en donde docentes y auxiliares luchan a diario por la formación de los niños, en su mayoría hijos de trabajadores rurales bolivianos.