25/02/2021
UOM

15 días de paro en Siderar Canning: una olla a presión que reventó

El Ministerio de Trabajo se coloca con Techint contra los trabajadores.

El paro, acampe y bloqueo en la planta Ternium–Siderar cumple 15 días y se mantiene con firmeza. El fin de semana se realizó un masivo festival familiar, que fue una fuerte señal a la patronal mostrando la unidad de los trabajadores y sus familias, y el lazo que existe con el barrio periférico a la planta, donde viven muchos de los trabajadores. La permanente visita de delegaciones obreras refleja la gran solidaridad que despierta el conflicto; entre tantas se destacan delegaciones del la Coordinadora Sindical Clasista como los delegados de Siderca de la agrupación El Mandril, los compañeros del Sutna, ferroviarios y otras. También se acercaron delegados de Gri Calviño con un fondo de lucha solidario.

Estas muestras de fuerza por parte de los metalúrgicos de Siderar es respondido por la patronal con nuevos despidos, que ya llegan a 35; el último caso fue a un trabajador que está de vacaciones, mostrando un alto nivel de provocación del poderoso grupo Techint.

La olla a presión que reventó

Una larga lista de abusos patronales durante largo tiempo, que se incrementaron desde el comienzo de la pandemia, fue generando una enorme bronca en la base de la fábrica. El reclamo salarial es un factor central, y obviamente tiene como base el derrumbe salarial metalúrgico que viene entregando la burocracia sindical de la UOM, que lideran Caló y su segundo Leyes, también secretario general de la seccional Avellaneda.

Los trabajadores reclaman que se liquiden los salarios respetando la rama 17 (metalúrgicos) mientras la patronal lo hace de prepo encuadrándolos en la rama 21 (siderúrgicos). El objetivo de este cambio por parte de la patronal es disponer de los trabajadores para la polifuncionalidad, cosa que viene haciendo en los hechos según denuncian los propios obreros. La UOM no hace respetar siquiera los convenios miserables que firma, y en particular la seccional viene dejando pasar todos los atropellos sin acción alguna durante este período.

Los trabajadores denuncian que al comienzo de la cuarentena estricta, la planta no trabajó durante unos meses y cobraron el 35% del salario de bolsillo, es decir, menos de la mitad de lo acordado entre la CGT y la UIA que ya era un hachazo a sus ingresos. Por otra parte, el grupo Techint, que lidera Paolo Rocca, le paga el 40% aproximadamente a los trabajadores licenciados por sufrir enfermedades preexistentes. Los obreros también denuncian que el personal de una línea de producción que no funciona por falta de personal, debido a contagios o cualquier otro motivo, sufre el descuento salarial de esa jornada aunque cumple horario y ocupa su puesto de trabajo.

Por último hay que nombrar que las horas extras de los fines de semana se pagan al 10% o 20% en lugar del 100% como corresponde, reclamo que levantan alto los trabajadores en este paro.

El Ministerio de Trabajo favorece a Techint y amenaza a los trabajadores

Es indudable que el Ministerio de Trabajo, que recibió denuncias sobre los atropellos patronales, permite el accionar del grupo Techint sin ningún tipo de sanciones. Los voceros del gobierno, que “vociferan” contra el poderoso grupo empresario, intentan encubrir la responsabilidad del gobierno al permitir este accionar antiobrero. Victor Hugo Morales afirma que Rocca es un “capitán de los empresarios”; así es, y por eso la acción del Ministerio en este conflicto es una señal a todo el sector empresario, en favor de los ataques al salario y las condiciones de trabajo vía flexibilización laboral. De hecho, es esto parte del plan de ajuste que el gobierno de Fernández “ofrece” al FMI.

La última disposición del Ministerio de Trabajo nacional sobre el conflicto de Siderar que dicta por 5 días la conciliación obligatoria es favorable a la patronal, ya que permitiría que esta saque varios camiones con productos para cumplir con entregas atrasadas a Siam y a otros clientes y, por otro lado, es un verdadero apriete a los trabajadores, amedrentándolos para que acaten una conciliación obligatoria que primero rompió la patronal al no pagar los salarios como corresponde. El Ministerio recurre a la esencialidad del trabajo en el marco de la pandemia, y amenaza con sanciones, siendo esto una herramienta del sindicato para intentar quebrar la lucha con el argumento cantado de que está en peligro la personería gremial. Sin embargo, la UOM no viene tomando ninguna medida de lucha, ya que el paro es impulsado desde la base de la fábrica contra el deseo del sindicato.

Como vemos, a pesar de estas maniobras del gobierno, el paro sigue.

¡Esta lucha se puede ganar!

La tenaz lucha de los metalúrgicos de Ternium-Siderar puede triunfar, y sería un triunfo de todos los trabajadores metalúrgicos y de otros rubros que sufren ataques al salario y las condiciones de trabajo. Es necesario que la seccional UOM Avellaneda convoque a asambleas en todas las fábricas para dar conocimiento del conflicto, y un plenario de delegados que discuta y resuelva un plan de lucha por Siderar y todos los reclamos de la seccional.

Hay que rodear esta lucha de solidaridad, y acompañar en todas las medidas lucha que los trabajadores vayan resolviendo.

 

También te puede interesar:

Triunfo de la organización docente-estudiantil. Sigamos luchando por su separación efectiva y por la reincorporación de las profesoras despedidas
Convocado por los Sutebas combativos y Ademys.
Este miércoles 14/4 a las 11hs, movilización desde el Municipio hasta el Consejo Escolar de Hurlingham.
El domingo se realizó una nueva asamblea y se elaboró una carta y un proyecto para el municipio.