28/04/2021

35% en siete cuotas: un salario mínimo, bien mínimo

Se consagra un pérdida real del 16,8%, y un SMVyM de $29.160 para febrero del 2022.

Juan Diez Ojo Obrero Fotografía

La reunión del Consejo del Salario, del pasado martes, culminó con un acuerdo entre el gobierno nacional, la burocracia de las centrales obreras (CGT y CTAs), las organizaciones sociales del gobierno y las patronales, fijando un “aumento” del Salario Mínimo, Vital y Móvil del 35%, en siete cuotas: un ajuste que consagra una pérdida actual del 16,8%.

Las múltiples cuotas acordadas serán del 9% en abril, 4% en mayo, 4% en junio, 3% en julio, 5% en agosto, 5% en noviembre y 5% en febrero sobre los valores de marzo 2020. Se trata de la burocracia que habría dicho pretender un acuerdo en uno o dos cuotas como “tope”.

El pacto fue sellado sin la oposición de ninguno de los presentes, con la salvedad de la CTA Autónoma, desde donde se “abstuvieron” –vaya uno a saber con qué motivos- para hacer pasar este acuerdo ruinoso sin sobresaltos. Solo el Plenario del Sindicalismo Combativo montó una tribuna de denuncia en las puertas del Ministerio de Trabajo, reclamando un salario mínimo igual a la canasta básica de $61.000.

Para que se tenga en cuenta la gravedad del asunto, el SMVyM solo había subido un 28% en los últimos 15 meses -desde asumido el gobierno-, período en el que la inflación escaló un 53,8%. Sumado el aumento pactado para este mes de abril (9%), el salario mínimo sigue un 16,8% abajo y sin chances de recuperarse.

Los aumentos pactados para los meses siguientes con suerte podrán seguir a la inflación, ya que aunque parezcan rondar la tendencia de los precios no solo no se aplican todos los meses, sino que tampoco son acumulativos, como si lo es la inflación.

De esta manera, el gobierno volvió a imponer su línea del “acuerdo de precios y salarios” que solo sirve para anclar los ingresos obreros, mientras las patronales imponen sus términos en la realidad.

Para las cámaras empresarias no hubo ningún obstáculo en llegar a un acuerdo debido a que el aumento fijado se encuentra, incluso, por detrás de lo que vienen firmando las patronales con la burocracia en cada gremio, siendo la pauta general de una política de ajuste, sin fisuras por arriba.

El único gremio que si plantó bandera en este punto es el del Neumático, con la paritaria del 54% firmada por la dirección combativa del Sutna: uno de los convocantes a la jornada del sindicalismo combativo.

Es evidente que este ataque al conjunto de los trabajadores no hace más que atizar la lucha por el salario y las condiciones laborales que se expresa en distintos puntos del país, con los trabajadores de la salud de Neuquén entre sus principales protagonistas, y con el movimiento piquetero combativo en la calle.

El próximo Primero de Mayo será una nueva instancia de reagrupamiento del sindicalismo combativo, el movimiento piquetero y los trabajadores en lucha, con la convocatoria del acto del Frente de Izquierda Unidad, para llevarlos conflictos obreros a la victoria y desarrollar un movimiento de lucha por los salarios, los protocolos sanitarios, las condiciones de empleo y contra el ajuste del gobierno y el FMI.