27/05/2020

Al menos 14 trabajadores con Covid-19 por negligencia patronal en la plástica Greif de Campana

En la fábrica de plásticos Greif, ubicada en la ciudad de Campana, el martes 19 de mayo se detectó que un trabajador oriundo de Maquinista Savio había contraído coronavirus. A pesar de la protesta de sus compañeros, la planta continuó operando como si nada hubiera pasado, envalentonada por la flexibilización de la cuarenta decretada por el gobierno, a pedido de las empresas y con el aval de la conducción de los sindicatos.


El reclamo de los trabajadores logró imponer que se realicen testeos para evitar que el virus se propague. El martes 26, en un hisopado rápido dieron positivos otros 13 trabajadores. Se está a la espera de la confirmación mediante el método PCR. Mientras tanto, la empresa intima a que se presenten a trabajar los que no posean síntomas. La noticia se conoce cuando se registra un salto de los contagios en la ciudad de Campana y alrededores.


Estamos ante una expresión concreta de los peligros del levantamiento de hecho de la cuarentena por parte del intendente Sebastián Abella, y de la apertura indiscriminada de 500 industrias en toda la provincia autorizada por el gobernador Axel Kicillof. El aumento de la circulación, las concentraciones de obreros que implica el funcionamiento de la industria, la ausencia de protocolos de seguridad e higiene y la falta de testeos masivos hacen de esto un combo peligroso.


Un protocolo eficiente para los lugares de trabajo debe implicar el aislamiento preventivo de todo aquel que haya estado en contacto directa o indirectamente con un caso confirmado (hasta que estén los resultados), testeos a todo el personal, el cierre del área y la desinfección total del lugar, como puntos básicos. Para garantizar estas medidas es necesario poner en pie comités de seguridad e higiene electos por los trabajadores, con poder de parar la actividad cuando se esté exponiendo su salud.


Para evitar que la patronal obligue a los trabajadores a optar entre el empleo o la salud, hay que derrotar todas las presiones patronales. Recordemos que “los miserables” de Techint recibieron la homologación de los 1.400 despidos al comienzo de la cuarentena, de los cuales 200 se produjeron en Campana, a los que se sumaron otros 30 de la contratista Ferrûa en Siderca la semana pasada. Lo mismo vale para los recortes salariales pactados por la UIA, a CGT y el gobierno. Para ello es necesaria la intervención de los trabajadores.