10/10/2020

Algodonera Avellaneda vuelve al paro

Por un aumento de salarios genuino y en defensa del cuerpo de delegados combativo contra el intento de desafuero.

Foto de archivo

En el turno del viernes 9 de octubre, las obreras y los obreros de Algodonera Avellaneda, empresa perteneciente al Grupo Vicentin, iniciaron un quite de colaboración que implica un paro de 2 horas por turno.

El camino de retomar el plan de lucha estaba inscripto en el hecho de que la empresa no da el brazo a torcer en torno al reclamo de recomposición salarial para los trabajadores textiles que cobran salarios que rondan los 25 mil pesos, una realidad insoportable que motivó el paro y piquete en puerta de planta desde el 12 de junio pasado, cuando iniciaron una huelga que duró aproximadamente 80 días.

En medio de todo este reclamo, se dictaron dos conciliaciones obligatorias, una a la AOT (obreros textiles) y Setia (empleados textiles) y otra dirigida a la Federación de Sindicatos de Aceiteros y Desmotadores, gremio que también interviene en el conflicto, debido a la actitud directamente carnera que jugó la burocracia textil a lo largo del mismo, incluido el intento de ilegalizarlo ante la patronal y el Estado, declarando que la huelga no contaba con apoyo gremial.

En referencia a esta última conciliación, ya transcurrió un mes y medio y finalizó este viernes 9/10 la prórroga respectiva, sin soluciones al reclamo salarial. Por esa razón, la asamblea de trabajadores votó iniciar una nueva fase de lucha con el quite de colaboración.

Avivó el malestar entre los obreros y obreras el acuerdo cerrado por la AOT, de espalda a los trabajadores, de cerrar el conflicto salarial con dos bonos de 5 mil pesos durante dos meses, hasta el mes de noviembre cuando se reabriría la paritaria.

A esta situación hay que sumarle otra: el grave intento de desafuero de la comisión interna de delegadas y delegados, que actúan mandatados por sus bases, que se expresa patentemente en las últimas cartas documentos enviadas por la AOT donde los exhortan de abstenerse de toda representación sindical. Cabe recordar que en distintas audiencias, lxs delegados tuvieron que apersonaron ante al Ministerio de Trabajo para garantizar la participación en las distintas instancias de negociación de donde fueron excluidos por la burocracia.

El Gobierno de Santa Fe, a través de su Ministerio de Trabajo, formó parte de esta maniobra antisindical, dándole la espalda al reclamo de recomposición salarial mientras dilató el tema extendiendo conciliaciones obligatorias que no dieron respuesta a los trabajadores y trabajadoras, favoreciendo la desorganización del conflicto en beneficio de la empresa y la burocracia sindical.

Esta nueva acción deja en claro las reservas de lucha que existe entre las trabajadoras y los trabajadores de Algodonera Avellaneda, por un salario que les garantice una vida digna y que quiebre los intentos de seguir precarizando las condiciones básicas de existencia.

Para darle una victoria a este conflicto, que es estratégico en medio de la crisis y las maniobras de vaciamiento y desguace de todo el grupo Vicentin, es necesario un plenario regional de delegados con mandato de asamblea que vote un plan de lucha, en oposición a la “paz social” que vienen sosteniendo el conjunto de los sindicatos.

Rodeemos de solidaridad esta lucha de Algodonera Avellaneda, contra los salarios de hambre y en defensa de todos los trabajadores del grupo Vicentín.

Vamos por el triunfo de estas reivindicaciones, por la unidad de todas las luchas que desarrolla y defiende la clase trabajadora, frente a la política de hambre y saqueo que sostienen los gobiernos capitalistas.

 

También te puede interesar:

Ofrenda del régimen a la burguesía, con la complicidad de todos los bloques políticos y el respaldo de la burocracia sindical.
Un nuevo sistema de ingreso hecho a la medida del ajuste.
Impulsemos una campaña contra este atropello a las libertades democráticas de parte de la UCR, el Frente Progresista y el Frente de Todos en Rosario.