31/01/2018

Alimentación: Se profundiza la crisis en Cresta Roja

El inicio del año volvió exponer una situación crítica en la “empresa modelo” de Maurico Macri y María Eugenia Vidal: al mil veces postergado pago de las indemnizaciones adeudadas se le sumaron atrasos en los pagos de vacaciones, en el adelanto de mediados de mes y en el premio anual acordado con la Comisión Interna.


Por otro lado, y como ya era de conocimiento de los trabajadores, salió a la luz el rojo financiero 2017 de la empresa: “Prueba de ello es que la compañía cerró 2017 con cheques rechazados por un monto cercano a los $450 millones, según datos del Banco Central (BCRA)” (iProfesional, 30/01).


El descalabro económico llegó a tal punto que el alimento no llegó a las granjas, cortando el ciclo productivo de engorde, por lo que miles de pollos tuvieron que ser sacrificados por no estar aptos para la venta y las plantas de faena están sin producción.


Los trabajadores han resuelto distintas acciones para visibilizar su situación; cortes de la autopista, movilizaciones al Ministerio, participar en la caravana de los trabajadores del Posadas, etc.


La crisis abierta en la ex Rasic jaquea no solo el pago de las indemnizaciones sino la continuidad de los puestos de trabajo y se combina con una situación crítica en el conjunto de la industria alimenticia (despidos en Molinos, Nevares, Georgalos y atrasos en los pagos en una innumerable cantidad de empresas).


Es necesario que el STIA convoque a una fuerte deliberación entre los trabajadores de la alimentación que abra paso a un plan de lucha para enfrentar este ajuste, el techo del 15% de las paritarias y la reforma laboral en curso.


 


FOTO: Fede Imas

En esta nota