Sindicales

16/9/2004

|
868

Aplastante victoria

Ya se veía venir, pero el triunfo de la lista de oposición a Yasky fue verdaderamente extraordinario, demoledor. Bastaba ver las caras de los pocos celestes que se habían acercado al escrutinio para verificar el alcance de esta elección. Se ganó por primera vez en toda la provincia -2.035 a 1.289 votos-, faltando votar en algunas localidades pequeñas. El triunfo en Neuquén Capital fue uno de los más grandes, con 978 votos para la lista antiburocrática y 332 para la Celeste. Acá se tuvo que enfrentar el boicot abierto de la dirección seccional, que no garantizó la elección y que llamó (bajo cuerda) al voto nulo, ¡que fue inexistente!


Se ganó en Plottier por 132 a 43, Chos Malal (parcial; 41 a 13), Senillosa (59 a 11), Rincón de los Sauces (47 a 18) y Centenario (212 a 113), entre otras localidades. En Cutral Co ganó el yaskysmo por sólo 17 votos, a pesar de haber sido una seccional donde la Celeste tenía gran cantidad de votos cautivos.


Repetir la experiencia en Aten


El triunfo fue saludado por los trabajadores de la educación en los días posteriores. Esto se hizo sentir en las felicitaciones a los compañeros de la Lista Marrón, porque fueron efectivamente los que encarnaron la campaña por la Violeta-Rosa-Roja.


La docencia neuquina ya tiene decidido echar a las burocracias de la Provincial y de Capital. La experiencia debe repetirse en las próximas elecciones.


Una lección para no olvidar


Aunque la elección fue recorrida por una tendencia a hacerle pagar a la burocracia la falta de una lucha nacional y el abandono directo el año pasado, los resultados reflejan un trabajo militante sistemático de los compañeros de la Marrón. Las escuelas de Neuquén Capital fueron todas afichadas y volanteadas con los materiales de la lista V-R-R, y se reconocía a los referentes y candidatos de la lista. Era común escuchar “es la lista de Patricia Jure”.


Algo similar sucedía en varias localidades del interior, como Chos Malal, Junín, Senillosa, etc., a las que se suma la seccional Plottier, donde ya hay dirigentes propios que fueron candidatos, como Mabel Parra


Una conclusión que se impone


Se instala como una necesidad imperiosa para superar la situación del sindicato docente en Neuquén, darle al conjunto de los trabajadores de la educación una herramienta para recuperar el gremio de las manos de la burocracia y ponerlo al servicio de los trabajadores. Planteamos la necesidad de conformar un Frente Antiburocrático. La oportunidad es única. Están dadas las condiciones para echar al “yaskysmo” neuquino.


Esta vez, vamos para ganar.