07/12/2016

“Arte vamos a seguir haciendo, pero para comer vamos a tener que juntarnos”

Los músicos se organizan contra el ajuste. Entrevista a Luis Mauregui e Iván Moschner.


La agrupación Músicos Organizados (MO), que protagonizó este martes 6 de diciembre una movilización al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires con un claro objetivo: "reclamarle al Estado trabajo para los músicos y todos los artistas".


A la salida de la estación Perú de la Línea A del Subte, sobre Avenida de Mayo, se montó un escenario con micrófono abierto, por el cual pasaron referentes de la agrupación MO y trabajadores de la cultura de la ciudad, como el ex trompetista del Teatro Colón José Piazza; además, estuvo presente el legislador porteño Marcelo Ramal, del Partido Obrero en el Frente de Izquierda, que declaró: “En una ciudad donde se privatiza el suelo, la educación pública, la salud, también se privatiza el derecho a la cultura y las condiciones de trabajo de los músicos. Esto pasa en el Teatro Colón con contratos precarios, o en las escuelas de música que están con gravísimos problemas edilicios y sin presupuesto”.


Prensa Obrera dialogó con con Luis Mauregui, referente de MO, y con Iván Moschner, actor de teatro y reciente ganador del premio ACE, como mejor actor de Teatro Alternativo.


¿Cómo surge la agrupación Músicos Organizados y cuál es el significado de esta jornada?


LM: MO surge en el año 2011 producto de una lucha que se dio por la clausura del escenario de Café Vinilo. La situación laboral que vivimos los músicos de tener que pagar para tocar o el famoso "70-30" –el ingreso del músico sujeto a la recaudación– y demás variantes totalmente precarizadoras del trabajo de los músicos hay que oponerle una salida en el sentido de un circuito de música en espacio del Estado para un arte en servicio del pueblo y de los trabajadores. Lo que estamos haciendo hoy se enmarca en esa lucha, además de la campaña por la recuperación del SADEM, nuestro sindicato. Pedimos a los músicos que se acerquen a las asambleas, a las movilizaciones y que se afilien, para poder formar parte de esta alternativa a un sindicato no solamente de burócratas sino que lisa y llanamente hoy no tiene músicos.


¿Cuál es tu opinión sobre esta jornada y cuál creés que es el rol de los artistas y los trabajadores de la cultura frente a una posible profundización del ajuste?


IM: Yo soy actor, vengo a apoyar esta lucha, porque el sentido profundo de la cuestión también me atañe. Los músicos están reclamando por el trabajo que hacen. La gran masa de artistas pareciera de alguna manera 'desocupada'. Por ejemplo, el teatro independiente no percibe por su trabajo ninguna remuneración, cosa que ya debería existir a esta altura, un salario de subsistencia. Este objetivo lo podemos lograr únicamente los artistas organizados, en función de nuestras propias reivindicaciones. Arte vamos a seguir haciendo, cada uno en lo que le atañe, pero para comer vamos a tener que pelearla juntos. En este punto, el macrismo está continuando una política ya endeble del kirchnerismo, con dinero destinado a cooptar artistas sumisos al programa político del gobierno. Pero el fondo de la cuestión es organizarnos junto con los trabajadores en una perspectiva política, no sólo reivindicativa. El gobierno de los trabajadores es lo único que podrá darle una solución de fondo al problema y organizar la producción artística en función de los artistas y de la población. De lo contrario se podrán arrancar algunas conquistas, pero generalmente, aquello que los gobiernos están obligados a otorgar cumple la función, justamente, de aplacar las luchas.


Foto: Nacho Smith


Te puede interesar:


Masiva movilización de Músicos Organizados por trabajo


 

También te puede interesar:

Entrevistamos a Pecho Anzoátegui, músico y candidato del FIT-U.
El nuevo material de la banda de Baltimore (EE.UU.) sorprende experimentando nuevos sonidos en este nuevo disco.
“Prefiero tocar sutilmente que alardear con la batería”.
Tomando la clásica historia del príncipe y la plebeya y volviéndola patas para arriba, el nuevo drama escandinavo de Netflix desafía a las tradiciones y da voz a los jóvenes.
El séptimo lanzamiento de la banda norteamericana nos traslada a historias y personajes característicos de los pequeños pueblos estadounidenses.
Lo hizo en el ciclo por streaming organizado por la productora Sesiones Calavera.