26/09/2001 | 723

Asamblea conjunta de Interpack en La Matanza

Por N.P.

Las dos plantas de Interpack se reunieron en Asamblea General, fuera de fábrica, el sábado 22 en la sede del Suteba Matanza. La asamblea-movilización de los doscientos cincuenta compañeros gráficos estuvo precedida de asambleas en cada planta y fueron invitados los trabajadores mensuales, hasta ahora no encuadrados en el convenio de gráficos.


Precisamente, los mensuales han sufrido una rebaja salarial del 15% y despidos que desataron una enorme bronca y deliberación en esa rama y el directo alerta de lucha entre los gráficos. Es que las plantas están virtualmente paradas, sin trabajo, y la patronal viene presionando para imponer el sistema del banco de horas en planta II. Además, la empresa no tardó en transmitir sus intenciones de aplicar suspensiones como preludio a una «reestructuración» que implicaría «retiros» de decenas de compañeros, rebajas en los premios que conforman el 50% del salario y discusión de ritmos. Todo un plan de superexplotación.


Las patronales buscan hacer el agosto con la crisis. El monopolio que controla Interpack desvía trabajo a sus plantas más baratas, tipo Farmográfica, desindicalizada, con jornada simple indefinida, salarios de hambre y ritmos negreros. A pesar de ello, la productividad de las plantas de La Matanza es líder en América Latina por la tecnología y la especialización de los compañeros, pero la quieren multiplicar en base a «salarios de mercado» bajo la línea de pobreza.


La respuesta de las comisiones internas apunta a una movilización general de fuerzas, a ganar la calle reclamando que no se pierda un solo puesto de trabajo más en La Matanza, denunciando el trabajo en negro, defendiendo la jornada y el convenio, planteando el reparto de horas de trabajo en toda la industria matancera, y el salario mínimo de 600 pesos para todos los trabajadores del distrito. En la zona, la Lista Gris impulsa una autoconvocatoria de un centenar de fábricas metalúrgicas que, como las gráficas, están semiparalizadas, con cesación de pagos, salarios atrasados, suspensiones y despidos; el Frigorífico Coto pretende rebajar los salarios, hay frigoríficos como el Jaguané, que pagan por semana 60 pesos y tres kilos de carne, y procesadoras de cebo que pagan 20 pesos por semana más un kilo de grasa. Los docentes fueron a la huelga y rechazaron masivamente el acuerdo de los patacones.


En este cuadro está planteada una movilización conjunta de toda la clase obrera de La Matanza y la convocatoria, de inmediato, a un Congreso de obreros ocupados y desocupados en el distrito.

En esta nota