21/10/2020

Astillero Río Santiago: se demoran las paritarias en la planta naval

Vamos por un aumento salarial ya.
Por Carlos Díaz, Gabriel Silisque Tribuna Estatal

Segunda quincena de octubre y aún no hay fecha concreta para las paritarias de astillero, a pesar de que otros sectores estatales como los de la ley 10.430 y docentes se les otorgó un magro 14%, para tal propósito el gobierno contó con complicidad de las conducciones sindicales ni siquiera consultaron a sus bases, vale aclarar que estos porcentajes los mantiene con ingresos por debajo de la canasta básica que ronda los 45.000 pesos según datos del INDEC.

La mesa paritaria convocada en la primera semana de octubre fue levantada sin demasiadas explicaciones, hasta el momento no se conoce nueva fecha de convocatoria. Es evidente la intención de la conducción de ATE Ensenada de no consultar a las bases, no se promueve la deliberación entre los trabajadores.

En lo que refiere al tema salarial hace pocos días se conoció la decisión del gobierno provincial de devolver los rubros descontados por Vidal en 2018, premio eficiencia y vacaciones, en síntesis se restituyen conceptos que se estaban adeudando y siendo parte del incumplimiento del convenio colectivo.

Un breve repaso de la pérdida de poder adquisitivo salarial. En la canasta básica, si tomamos como punta de partida agosto 2019 a agosto 2020 se registra una suba de 37.8%, datos del INDEC.

Índice de precios al consumidor: una variación anual de 36.6%

En relación al dólar: Si partimos de un ingreso de 50.000 pesos en diciembre de 2019, estos representaban cerca de 833 dólares; hoy octubre de 2020 esos cincuenta mil de referencia representan 602 dólares.

Una pérdida significativa del poder adquisitivo de nuestro salario. Los indicadores económicos dan una clara muestra del deterioro de nuestros ingresos y no solo en astillero sino que también en el resto de los estatales.

Una paritaria acorde a lo perdido por la inflación y suba de precios de los alimentos y servicios y los combustibles se hace más que necesaria.

No contemplar estos indicadores en el pedido de aumento salarial en la práctica se transforma en apoyar las políticas fondomonetaristas de la administración de Kicillof, cuyas prioridades compartidas con el gobierno nacional son el pago de la deuda externa, satisfacer los pedidos de los bonistas, y esto independientemente del cuadro de pandemia que se vive, ya lo habían expresado en campaña. Los planes del gobierno son hacer pagar el ajuste a los y las trabajadores, el tema salarial es solo una de sus caras, muy por el contrario se valen de la pandemia para ir por nuestros derechos. Los resultados de los contagios y fallecidos muestran el fracaso de la política del gobierno.

Este cuadro de situación señala claramente que las y los trabajadores no somos ningunos privilegiados, somos las víctimas del gobierno provincial y nacional de Kicillof quienes pretenden más allá de su discursiva, y en complicidad con las conducciones sindicales burocratizadas de ATE descargar el peso de la crisis sobre la espalda de la clase trabajadora.

¿Qué pasa con la reactivación productiva?

Para darle contenido a esta pretensión es necesario ir a trabajos a la altura de un astillero de las dimensiones e historia de Río Santiago, lo concreto es que a medida que pasa el tiempo siguen sin finalizar las C79 y 80 (Barcos para Venezuela), sigue el avance las LICA (Lanchas para la armada), convenio para el desarrollo de impresoras 3D, y obras de carácter civil de apoyo a la comunidad.

Los planes de grandes obras, previa actualización tecnológica de la planta naval que saquen al astillero de esta situación no pasan de buenas intenciones. Todo se justifica por la “herencia recibida” del macrismo, todo es responsabilidad de la pandemia.

Lo real es que aún no se observa el despegue de la industria naval ni del astillero en particular, para el gobierno nacional y provincial sus prioridades pasan por destinar cada peso al pago de la deuda con los bonistas y ahora un arreglo con el FMI.

Tanto la empresa como la conducción gremial resaltan la importancia y apoyo al dragado del canal de Magdalena, ni siquiera se tiene en cuenta las implicancias ambientales de tal proyecto, y no queda claro cómo esto beneficiaría al ARS.

En este sentido como ya lo expresamos en notas anteriores rechazamos todo intento de ir a una fábrica Sociedad del Estado, vamos por un astillero cien por cien estatal y en plena producción.

Desde Tribuna Estatal del Astillero – Coordinadora Sindical Clasista Consideramos urgente la deliberación de los trabajadores, ya no solo por paritarias y condiciones de vida, sino también y de vital importancia la reactivación productiva de la planta naval. Vamos por un cuerpo de delegados precedidos por asamblea de sector, por un plenario con participación de activistas, abajo el decreto de sujeto a privatización, y por paritarias salariales libres que permitan recuperar lo perdido ante la inflación.

Que la crisis la paguen los capitalistas, no los trabajadores.