17/11/2020
SUBTE

Atentado de Larreta y Metrovías contra la salud de trabajadores y pasajeros

La "normalización" del servicio, sin criterios de salubridad.
Por Corresponsal Agrupación Naranja del Subte

Metrovías, con el apoyo del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, está por dar un paso decisivo en la “normalización” del servicio del subte, contra todas las recomendaciones de prevención de contagios por Covid-19. Han decidido aumentar el servicio de todos los sectores a partir de la próxima semana, incluyendo la citación del personal sin criterio de aglomeración ni distanciamiento alguno. Esta apertura es un atentado por donde se lo mire. De por sí, las medidas que se dan al día de hoy en el subte se demostraron insuficientes, puesto que se ubica entre los lugares con más porcentaje de muertes entre la población apta para el trabajo.

La “normalización” del servicio, con el aumento de la circulación del virus que conlleva, implicará necesariamente un salto en los contagios y las muertes. A esto se agrega la total falta de control sobre los pasajeros, en materia de vigilancia de los accesos, control de “esenciales”, toma de temperatura, etc. Es justamente el criterio opuesto al que manifestara el Ministerio de Salud de CABA y de las autoridades nacionales, que han declarado que los lugares cerrados, mal ventilados y muy concurridos son la fuente principal de contagios. Pero son principios que no se cumplen porque tanto el gobierno de la Ciudad como el nacional, responden a los intereses las cámaras empresarias, que exigen la apertura total. De hecho Metrovías acaba de ser beneficiada por un aumento del boleto anunciado por Larreta.

Al día de hoy, todo criterio de salubridad en el subte ha sido impuesto por la organización de los trabajadores. Ahora la patronal viene realizado una furiosa campaña sobre la supuesta seguridad sanitaria del subte y el transporte en general, sin presentar estudio técnico o científico alguno, ni propio ni de los organismos de control del transporte y citando experiencias de países europeos, totalmente diferentes al nuestro, que hoy están sufriendo el efecto devastador de una segunda ola de contagios.

Por protocolos obreros y contra las aperturas

Desde la Naranja, junto a otros delegados y miembros de comisiones de Higiene y seguridad, venimos dando la pelea por la necesidad de un protocolo de bioseguridad propio del subterráneo, adaptado a todas las tareas y bajo control de los mismos trabajadores. Además de fijar los criterios indispensables para la segura realización de todas las tareas, objetivamente es un freno a la línea aperturista de Metrovías y los gobiernos.

En este aspecto se revela con toda claridad la impostura de la conducción de la AGTSyP. Su rechazo constante a discutir cualquier protocolo propio ha allanado el terreno para que la patronal quiera imponer la apertura. Las excusas sistemáticas de que los trabajadores no hacemos protocolos y que “la empresa debe cuidarnos” se vuelven un chiste al momento que la misma patronal busca terminar de quebrar cualquier tipo de criterio sanitario.

Pero el problema va más allá. Las vacilaciones de la conducción frente al categórico avance de Metrovías, se explican por el encolumnamiento político de la mayoría del sindicato detrás del gobierno de Fernández y Kicillof, los mismos que ahora de un plumazo han modificado los criterios de bioseguridad en el transporte para aumentar las frecuencias y la cantidad de pasajeros por metro cuadrado permitido.

Los trabajadores no debemos permitir un atentado semejante a los trabajadores y a los usuarios del subte. Es imprescindible que la AGTSyP, que no ha fijado todavía una posición sobre esta “apertura” se pronuncie en contra y presente sus propias condiciones, incluyendo los protocolos ya elaborados y presentados y llame urgentemente a plenario de delegados y asambleas de líneas para organizar la movilización del sindicato contra el aventurerismo patronal.