04/04/1995 | 442

Atlántida: El verdadero rostro de las pasantías

Los trabajadores gráficos de Atlántida han hecho una denuncia que retrata de cuerpo entero a las “pasantías” previstas por la nueva ley de educación.


El boletín de la agrupación de la fábrica señala que, en Atlántida, “los jóvenes son usados en jornadas enteras para los trabajos más descalificados, con el evidente objetivo de suplantar mano de obra paga”, y que “estas pasantías suplantan el trabajo contratado directamente por un trabajo esclavo, sin paga”. Además, “en la empresa los pasantes no hacen nada de lo poco que les enseñaron en la Fundación Tecnológica”. Los jóvenes, provenientes de distintas zonas del sur del Gran Buenos Aires, fueron enviados por la Fundación a este taller gráfico de Garín con un viático de dos pesos diarios, lo cual obligó a algunos de ellos a pasar noches a la intemperie por falta de dinero para regresar a trabajar al otro día.


Semejante superexplotación generó reacciones que fueron conjuradas por la patronal con la amenaza de que no recibirían el “certificado de capacitación que les garantizará la salida laboral”.


Se trata de una doble estafa, porque las empresas saben que los chicos que recibieron este certificado fueron usados sólo para levantar paquetes o poner pliegos durante dos meses. Todas las empresas industriales de zona Norte (Ford, Terrabusi, etc.) se están anotando para recibir pasantes.


Mientras amplía la cuota de trabajadores contratados y establece el régimen de la prueba de 6 meses sin indemnización ni aportes, la patronal  se prepara para ir más lejos: el trabajo semigratuito. La denuncia de los gráficos termina con el planteo de que el movimiento obrero se incorpore a la lucha contra la Ley Federal de Educación junto a padres, docentes y alumnos, y denuncia “que la relación de la empresa con la escuela es un aspecto de la privatización de la educación”.

También te puede interesar:

Un sector del oficialismo analiza un nuevo plan de $14.000 con contraprestación laboral.
El oficialismo prepara medidas para presionar a la baja los salarios.
Cada vez más hogares recurren a un préstamo para pagar deudas anteriores o para cubrir los servicios básicos.
El gobierno hambrea a los trabajadores rurales y beneficia a los bodegueros.
Lorena, referente de la Agrupación de Trabajadoras Particulares en Lucha, fue una de las voces del plenario de cierre del II Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras.