13/08/1998 | 596

Atlántida ganó la calle otra vez

Al cierre de esta edición de Prensa Obrera comparecimos Mario Paolini, Ariel Resigno y quien escribe estas líneas en la «ampliación de indagatoria» del proceso que nos sigue la jueza Angeles Andreini de Campana. Esta vez ante la presencia silenciosa de la propia jueza y tras varias horas de espera. El resto de los compañeros imputados lo harán en fecha a determinar a raíz de un pedido de postergación de nuestro abogado defensor el doctor Juan Carlos Capurro, urgido por un sorpresivo viaje debido a causas del interior del país que sufren otros compañeros.


No habiendo testimonio ni prueba alguna aportados por la patronal desde la indagatoria anterior, tuvimos la oportunidad de ratificar el escrito presentado por todos los trabajadores, que constituye una completa refutación jurídica y política de los cargos de Vigil y el Citibank. Sea cual sea la intención de la jueza interviniente, la defensa ha logrado colocar el expediente en el mejor terreno para quebrar el procesamiento antes que nazca, que es nuestro objetivo.


Una elevada comprensión de esta estrategia y una total convicción de que esto se gana con los métodos de la movilización de la clase obrera mostraron los manifestantes, obreros de Atlántida, familiares, hijos y jóvenes, delegados gráficos y militantes solidarios de diversos frentes, que bajo la lluvia cantaron durante horas, en la puerta del juzgado: «vivan las luchas obreras, abajo la represión, libertad a los compañeros, basta de persecución» y «a los Vigil la cárcel ya, a los compañeros la libertad».


Acudieron a la cita el diario y el canal de Zárate-Campana y nos esperaba la principal radio zonal. El impacto atrajo también a concejales del Frepaso que prometieron elaborar un proyecto para presentar en el concejo pidiendo el desprocesamiento, iniciativa que debería triunfar porque la Alianza tiene mayoría en el Municipio.


De este modo se realizó la tercera movilización de lucha ligada a este proceso. El 29 de junio lo hicimos por toda Campana, después el acto-conferencia de prensa en la CTA y ahora esta nueva manifestación callejera en la puerta del juzgado.


Cuando entramos a declarar pudimos observar la presencia de tropas de la guardia de infantería con sus carros y cascos parapetados en la parte posterior del juzgado. Una nueva y costosa movilización represiva que habla del terror que les causan los trabajadores movilizados y de la intención intimidatoria de quienes manejan esta causa.


Lo ocurrido nos refuerza, como nos refuerza la heroica lucha de los compañeros de prensa de Perfil o de los obreros del Frigorífico Cocarsa que ocuparon sus lugares de trabajo defendiendo lo que nosotros defendimos hace un año en 80 días inolvidables de lucha.


Por el giro de la causa y la movilización realizada, más que nunca, inundemos el juzgado de pronunciamientos, que están siendo incorporados a la causa que ya alcanza casi 600 folios. Que los folios lleguen a mil, pero no de podridas pruebas patronales sino de pronunciamientos políticos en favor de los trabajadores.


Digamos por fin que hemos vuelto mojados pero satisfechos de la movilización realizada, pero queremos que sirva a un objetivo mayor: que todos los perseguidos y las organizaciones obreras que éstos integran ganemos la calle en conjunto para acabar con la represión a la lucha popular.

También te puede interesar:

El gobernador amenazó a una docente en el marco de una protesta de todo el pueblo.
Habían sido imputados por realizar un acampe pacífico en defensa del agua. El tribunal dictaminó por unanimidad que las acusaciones no tenían fundamentación.
Después de las acusaciones públicas, el fiscal José Bringas niega participación en la causa.