24/04/2018

Balance de la paritaria docente en Santa Fe

Necesitamos forjar una nueva dirección en Amsafe

Después de sufrir dos rechazos históricos, con paros contundentes y movilizaciones masivas, el gobierno de Miguel Lifschitz impuso, finalmente, la aceptación de una propuesta del 18% en dos tramos, (9% en marzo que se cobrará en mayo, y 9% en agosto) más cláusula gatillo. De esta manera, cuando los docentes cobremos el aumento, a mediados de mayo, habrán pasado cuatro meses y medio del 2018, y la inflación ya se habrá comido el incremento salarial del primer tramo. 


El gobierno provincial abrió la paritaria proclamando que no habría “ni piso, ni techo”, para terminar forzando la aceptación, en los porcentajes de la pauta fijada por el gobierno de Macri-Vidal y adoptada por todos los gobernadores; y con los mismos métodos, o sea, apelando a las amenazas de “cerrarla por decreto” (como la nacional) y a los descuentos de los días de paro; así como a la extorsión de que “si no se acepta, no hay aumento”.


Sin embargo, la enorme disposición de lucha de la docencia, que se expresó allí donde se abrió un canal de movilización, fue la que permitió -junto a la intervención de las seccionales y agrupamientos de la oposición- tumbar los porcentajes mentirosos del gobierno y rechazarlos en dos oportunidades, forzándolo a replantear y mejorar la propuesta.


¿Cómo se llegó a la aceptación?


Los docentes mostramos tempranamente nuestra disposición a la lucha para quebrar el techo salarial. Rechazamos contundentemente dos veces las propuestas mentirosas del gobierno de Lifschitz. Una del 13% real, y la segunda de un 16,6% presentada como un 18% que incluía el 1,1% de la cláusula gatillo activada en enero, y valorada por Sonia Alesso como “objetivamente mejor”, aunque esta afirmación le duró 4 horas al ver el fuerte rechazo que generó.


Este rechazo se dio en un cuadro más general de “rebelión de los estatales”. El congreso de delegados de ATE rechazó la oferta, y UPCN, sobre la base de la amenaza directa a los delegados, la aceptó en medio de una crisis con la base.

En ningún momento la conducción provincial de Amsafe llevó a la mesa paritaria el mandato de un reclamo salarial concreto, resuelto por las bases. Hacen de la docencia un “convidado de piedra” al que sólo le permiten decidir sobre los hechos ya consumados, es decir, sobre los acuerdos con el gobierno a espaldas de las bases.


Pero el rechazo docente no quedó sólo en la votación. También se manifestó en las importantes movilizaciones de la jornada de protesta del 27 de marzo allí donde fueron impulsadas y en la movilización provincial del 4 de abril, como así también en los paros con un 98% de acatamiento. 


En la segunda asamblea provincial las mociones de la oposición por plan de lucha quedaron sólo a 500 votos de la moción de la directiva provincial (15500 a 16000) que ya le daba una semana de tregua al gobierno.


Como consecuencia de la fuerza del rechazo, el gobierno no pudo imponer el cierre del conflicto y dejó en vilo su anuncio de cerrar por decreto la paritaria. Sin embargo, la conducción provincial profundizó la tregua dándole la espalada a la docencia durante 15 días, mientras ésta se preguntaba “¿y ahora, cómo seguimos?”.


Fue la segunda vez que, como Tribuna Docente, le reclamamos a la conducción provincial, in situ, la convocatoria a una asamblea provincial para continuar la lucha. En este marco,  impulsamos un plenario de delegados en Amsafe Rosario que resolvió una desobligación y movilización, y se pronunció por la convocatoria a un plenario provincial de delegados. Y desenvolvimos, además, una intensa campaña exigiendo un aumento del 25% retroactivo a enero, camino a la canasta familiar, interpelando con un reclamo concreto a la burocracia y al gobierno.


La desobligación y movilización departamental del 19 de abril en Rosario, fue la muestra más cabal de la enorme disposición de lucha de la docencia que se organizó a partir de la deliberación y las resoluciones de su cuerpo de delegados. Este, jugó un destacadísimo rol logrando impulsar en una misma jornada una masiva movilización (superando el boicot y el carneraje de la Celeste) junto a una votación y un rechazo contundente a la propuesta del gobierno de cara a la asamblea provincial.


La conducción Celeste, organizadora de derrotas 


Sonia Alesso le concedió 15 días de tregua a Lifschitz desangrando la lucha, y sólo un día de votación a los docentes para así, poder cerrar el conflicto en Santa Fe a toda costa. Esta orientación de la dirección Celeste, que también conduce la Ctera tiene una explicación: después de clausurar abruptamente el plan de lucha nacional en el “no inicio” del 5 de marzo, con el cierre de la paritaria nacional por decreto, las provincias quedaron libradas a su propia suerte y la conducción Celeste jugó al desgaste. Incluso, fue ella misma la responsable de firmar una de las primeras paritarias en los términos del macrismo, sin oponer ninguna resistencia a los gobernadores del “pacto fiscal”, tal como sucedió en Misiones. 


Necesitamos forjar una nueva dirección en Amsafe


La docencia santafesina no fue derrotada, y demostró conservar una fuerte disposición para la lucha y la movilización. El rechazo se impuso en todos los departamentos que dirige la oposición: Caseros, Belgrano, General López y Rosario. En San Lorenzo, la oposición del departamento, que también impulsó el rechazo, obtuvo una votación muy pareja.

El cierre del conflicto docente en Santa Fe es provisorio y seguramente será reabierto por el cuadro de tarifazos y carestía general que liquida el salario. En definitiva, el salario  para más de la mitad de los docentes santafesinos continúa en  la línea de pobreza, y quedan pendientes una cantidad importante de reclamos (Tablita de Balagué, proporcional de vacaciones, concurso de nivel superior, concurso de CECLAS, creación de cargos y horas, etc.).

Pero el problema en definitiva es el de la dirección de nuestras luchas.


Las conducciones enroladas en el Movimiento Obrero Santafesino (MOS), que integra la conducción provincial de Amsafe, tienen la mira puesta en el 2019 y el “volveremos” dejando pasar los ataques al movimiento obrero sin ver que si los trabajadores somos derrotados hoy, Macri se fortalece mañana.


Es necesario poner en pie una dirección consecuente con la defensa de los intereses de los docentes, y unirnos a otros sectores y sindicatos en lucha para golpear y dar una respuesta de conjunto contra los planes del gobierno.

Las conducciones de la oposición tenemos un rol fundamental que cumplir en este punto.


Necesitamos llevar adelante la resolución del cuerpo de delegados de Amsafe Rosario, de “hacer un llamado a las comisiones directivas y agrupaciones de oposición para impulsar plenarios de delegados conjuntos y coordinar iniciativas de lucha” por todos los reclamos pendientes, definir un programa y un método asambleario para llevarlo adelante.


Por un Plenario Provincial de Delegados con mandato.

Paritarios elegidos por la base y responsables ante asamblea.

Organicemos a la docencia en toda la provincia para las peleas que vienen.

 

También te puede interesar:

Los montos acordados representarán en diciembre una pérdida de al menos 27% del salario.
Un caso emblemático sobre el Estado responsable de perpetuar la violencia contra las mujeres.
Un debate sobre la orientación de la AMSAFE Rosario Recuperada ante el ajuste fondomonetarista del “Frente de Todos”.