14/09/2017 | 1474

Balance de las elecciones de Ctera

Por Corresponsal Tribuna Docente - Nacional


Apenas minutos después del cierre de las elecciones, la dirección Celeste de Ctera se proclamó ganadora por el 81% de los votos, contra el 17% de la Multicolor, en un comicio dominado por el fraude, plagado de irregularidades y manipulaciones.


 


A casi una semana, no se conocen las cifras de votantes y mucho menos los resultados electorales. Todos los sindicatos provinciales dirigidos por la Lista Celeste guardan un profundo secreto acerca de lo ocurrido, aun cuando dan porcentajes similares de votación en su favor -con excepción de Aten (Neuquén), donde la Multicolor superó a la conducción celeste encabezada por Marcelo Guagliardo por casi el 60% de los votos, y Santa Fe, donde la Multicolor y la Lista 4 de abril (para la elección de congresales a Ctera) ganaron en los cinco distritos más importantes de la provincia. Así, en la tierra de la secretaria general de Ctera, Sonia


Alesso, se debieron “bajar” a un más modesto 64,84 por ciento.


 


Lo real, sin embargo, es que en la mayoría de las jurisdicciones del país que fueron controladas por la oposición, la votación general no supera el 25% del padrón. La inmensa mayoría de la docencia jamás se enteró de que había una elección, producto de una convocatoria y de una campaña clandestinas del oficialismo.


 


Los resultados de la Multicolor 


 


La Multicolor es la más representativa lista de la oposición que se haya presentado hasta el momento. A pesar de haber sido una elección que resultó indiferente para la mayoría de la docencia, todos los datos que disponemos ratifican la consolidado de la Multicolor como una oposición antiburocrática a escala nacional, con posibilidades de disputar las elecciones provinciales que se avecinan.


 


La Multicolor ganó en Tierra del Fuego, y arrasó en Neuquén (55/60%) y Santa Cruz (89%). El huracán sureño impactó también en Río Negro, donde la Multicolor sacó el 41% y ganó en las seccionales de Allen, Cipolletti y Río Colorado, perdiendo la seccional de Cinco Saltos por un par de votos. Fue muy alta también la votación de la Multicolor en Comodoro Rivadavia; y en todo Chubut -cuyo sindicato es Atech- la Multicolor estuvo a 30 votos del triunfo.


 


En La Pampa se sacó el 28%, y fue masiva la votación de la Multi en Córdoba Capital (casi el 35%).


 


En Agmer (Entre Ríos), donde votó la misma cantidad de docentes que en las elecciones del 2013, la Multicolor ganó en las seccionales de Concordia, Federación, Nogoyá, Paraná, Tala y Villaguay, y realizó una gran elección en Concepción del Uruguay. El resultado final, con una diferencia de menos de 500 votos, deja abierta la posibilidad de recuperar Agmer en las próximas elecciones de noviembre.


 


En Santa Fe se ganaron ampliamente los distritos de Belgrano, Caseros, Castellanos, General López y Rosario (el más numeroso de la provincia). La Multicolor obtuvo el 35,16% provincial -en el cuadro de fraude en el interior que se describe más adelante-, y se obtuvo un congresal más que en las elecciones de 2013: una nutrida delegación de ocho compañeros.


 


En Mendoza, luego de la recuperación del Sute a manos del Furs -la Multi de esa provincia-, la Multicolor duplicó los votos de la elección 2013, con el 42,50%, y ganó en las seccionales de Godoy Cruz, Las Heras y Luján (dirigida por Tribuna Docente).


 


En Buenos Aires, los Sutebas recuperados ganaron por amplio margen en las seccionales de Ensenada, Marcos Paz, Quilmes, Berazategui, General Madariaga y Bahía Blanca. En el marco de una votación súper restringida en la mayoría de la provincia -del orden de un cuarto del padrón, con una participación del cincuenta por ciento menor que en las elecciones del Suteba del mes de mayo- se perdió por escasísimos márgenes en las seccionales de La Matanza, Escobar y Tigre, con diferencias de entre 19 y 100 votos. En Buenos Aires más que en ninguna otra provincia la entrega de Baradel con la gobernadora Vidal pesó como un enorme componente de hastío y bronca, que se tradujo en la escasa participación que permitió, a su turno, un beneficio de centésimas para el aparato celeste.


 


Los resultados de Mendoza y de Suteba Matanza, completamente circunstanciales y que serán ampliamente superados con la organización de las luchas que se vienen, han sido tomados por la burocracia de Baradel y Alesso para ocultar los fuertes retrocesos de la Celeste en varias provincias del país.


 


No obstante, la campaña electoral de la Multi tuvo desniveles y matices, que también deberemos superar, profundizando el marco del frente único.


 


Fraude


 


La elección ha sido impugnada por la Multicolor por las enormes irregularidades llevadas a cabo por la Junta Electoral Nacional y toda la dirección de Ctera. Jamás se conoció el padrón por provincia y por seccional o departamento, lo que hizo imposible cualquier control del mismo. Decenas de individuos fueron encontrados, a pesar de ello, en varios padrones de jurisdicciones distintas, en un listado totalmente inflado a más de 400.000 afiliados. La Junta Electoral Nacional, a diferencia de las elecciones anteriores, eliminó los apoderados seccionales, de tal forma que los compañeros del conjunto del país nunca fueron recibidos ni por las juntas provinciales ni por las locales. Los circuitos electorales donde votaban las escuelas sólo fueron conocidos por la Celeste. No se publicó la planilla de escrutinio; las credenciales de fiscales no llegaron en la cantidad presentada; y en lugares completos las mesas de votación no se constituyeron, con el fin de desfavorecer la votación de la Multicolor -como ocurrió alevosamente en el Sute de Mendoza. Y la lista es interminable.


 


Estas y cientos de irregularidades de todo tipo fueron documentadas en una presentación en el ministerio de Trabajo por los apoderados de la Multi, que Triaca dejó pasar.


 


El fraude monumental que implementaron Alesso y Baradel reduce las elecciones reales a aquellas en las que la Multicolor logró fiscalizar por completo la votación.


 


Aún así, datos de último momento consignan que la Multicolor retuvo la minoría en Ctera.


 


Los resultados de conjunto, en una elección de aparatos, no difundida y sin participación masiva, demuestran que se ha mantenido una línea de desarrollo de las corrientes antiburocráticas y de lucha y de la Multicolor, algo estratégico para organizar la lucha para derrotar la reforma antieducativa y la reforma laboral que se vienen contra los docentes.


 


¡Viva el Frente Unico de Clase que representa la Multicolor!

También te puede interesar:

Vamos por asambleas en todas las escuelas y distritos.
Tribuna Docente en la Multicolor de UTE-CTERA ha impulsado el paro del 13 y 14 de octubre para rechazar activamente la apertura prematura de escuelas.
Decidió acciones y apoyo a otras luchas en curso.