La Coordinadora de Desempleados de la Provincia de Córdoba participó del Congreso Nacional del CTA; lo más importante de ese Congreso se vio en la gran cantidad de activistas y de delegados de base que convocó.


Pero en honor a la verdad, tenemos que reconocer que ya estaba aparateado por parte de la dirigencia, por lo menos, en lo que se refiere a la comisión de desempleo y trabajo, en la que participó la Coordinadora; el debate fue intenso a pesar de lo limitado que era el tiempo de los oradores: tan sólo tres minutos. No obstante cada uno supo aprovechar bien el tiempo  de participación dejando en claro sus fundamentos. De esa manera, la Coordinadora dejó sentado su programa político, la reivindicación de los cinco puntos de los desempleados: 1) el empadronamiento de los desempleados por parte del Estado, 2) el subsidio de desempleo de 500 pesos, 3) la eximición del pago de los impuestos, 4) la eximición de tasas de servicios, 5) la cobertura integral de salud. Estos puntos fueron aprobados por una mayoría generalizada de la comisión compuesta por una gran cantidad de comisiones, coordinadoras de desempleados de todo el país. Este planteo fue impuesto por encima de los micro-emprendimientos, la postura de las Cooperativas; a pesar de que no estábamos en un total desacuerdo, sabemos que no es la solución para el desocupado y el desempleo.


A pesar de haber salido aprobado de la comisión, en la resolución final, el subsidio de 500 pesos no fue dicho y se mencionó un seguro de desempleo por 450 pesos; no es el mero hecho de poner una cifra, sino que esa cifra sea conscientemente analizada y coherente con la situación del desempleado, no nos olvidemos que el mismo Estado nos dice que un individuo debe tener un ingreso mínimo de 500 pesos para estar en un estado de subsistencia. Entonces, cómo ir a pedir 450 pesos.


La Coordinadora elevó una nota documento antes de comenzar la última jornada, que se basó en un gran acto, donde el mayor tiempo lo llevaron las disertaciones de los oradores invitados. No obstante, reclamamos en forma verbal, ya que habían prometido dejarnos hablar; cuando nos dimos cuenta que iba a ser imposible, ante la cantidad de excusas que nos ponían, les solicitamos que hicieran mención. A pesar de que nos dijeron que sí, no lo hicieron, pero se comprometieron a hacerlo público. Hasta el día de hoy no nos llegó absolutamente nada.


Conclusión: estuvimos presentes en un evento donde vimos cómo un compañero, Víctor De Gennaro, se impulsaba por encima de las masas. Mientras la dirigencia se aleje de las masas, seguiremos teniendo la CGT, por más que se le cambie el nombre y se llame Central de Trabajadores Argentinos.

En esta nota

También te puede interesar:

Sobre el decreto que restringe la "libre elección de las obras sociales".
En tres años los salarios cayeron un 20%, con acuerdos a la baja y cláusulas de revisión truchas.
El atropello patronal contagia.
Funcionan a pleno la construcción y la industria en pleno desastre sanitario.