10/02/2003 | 819

Basta de persecucion a los trabajadores

Ferroviarios del Roca por el derecho de expresión y participación gremial

Los ferroviarios que fuimos activistas, candidatos o fiscales en las elecciones de delegados de la Unión Ferroviaria, el 2 de septiembre pasado, estamos sufriendo una persecución laboral por parte de la empresa Metropolitano SA. Nos aplicaron sanciones a los fiscales por ausencias en el puesto de trabajo el día de las elecciones, siendo que la patronal estaba notificada de nuestro nombramiento. En otros casos, recurrieron a motivos inventados y arbitrarios. La empresa no respeta los fueros gremiales, proponiéndose con ello amedrentar a todos los trabajadores.


La patronal sancionó a los compañeros de la Celeste Cáceres, Pérez, Tisoriero, Martínez, Alcaraz y Bustillo, quienes recibieron severas amonestaciones. En Escalada sancionaron a Sandri y a un compañero de la Verde. A Molina le aplicaron una suspensión por 2 días, mientras que Hospital rechazó una suspensión de 5 días y logró que la levantaran por extemporánea. Ahora lo sancionaron con otras 2, por 10 y 6 días, respectivamente. En el caso de este último compañero, algunos supervisores han dejado trascender que la empresa se propone despedirlo.


Ninguno tenía sanciones previas de gravedad, salvo aquellas que la empresa aplica sistemáticamente por faltas menores, contra los guardatrenes en particular.


Esta persecución busca reprimir toda actividad gremial y, especialmente, acallar a quienes luchamos y denunciamos el vaciamiento empresario y la flexibilidad laboral contra los trabajadores, en momentos en que Metropolitano pretende hacer pagar los costos de la convocatoria de acreedores a los compañeros sobre la base de la eliminación del plus nocturno, la reducción de horarios y de puestos de trabajo, el no pago de los feriados y otras medidas aún no difundidas.


Nuestra lista denuncia este hostigamiento ante la opinión pública y ante todos los trabajadores, ya hizo las presentaciones en el Ministerio de Trabajo y llevará adelante todas las acciones legales correspondientes.


La gravedad de la actitud patronal hace responsable al cuerpo de delegados, a la Comisión de Reclamos y a la Directiva de la Unión Ferroviaria de intervenir a favor de los compañeros perseguidos. De no hacerlo se ubicarían del lado de una concesionaria que acaba de ser denunciada por la propia Auditoría General de la Nación como culpable del vaciamiento ferroviario y del deterioro del servicio que sufren tanto los usuarios como los trabajadores.


Levantamiento de las sanciones a los activistas, candidatos y fiscales.