Sindicales

10/5/2022

CABA: jueves 12 paro docente y movilización contra la reforma del Estatuto Docente

El oficialismo porteño y su reforma laboral encubierta.

Foto de archivo

La docencia de la CABA, junto a estudiantxs terciarixs, viene desarrollando el rechazo a este nuevo ataque de envergadura y de largo plazo por parte de Juntos por el Cambio. Mediante la reforma estatutaria (es decir, de la ley regulatoria de la actividad laboral docente, las obligaciones y derechos para desarrollar la carrera docente por lo tanto la titularización de los cargos, la permanencia en los mismos, el ascenso a cargos de mayor jerarquía y la jubilación) el gobierno avanza con una reforma laboral encubierta, que además intenta consagrar la vulneración de derechos ejercida por parte del Estado porteño sobre miles de docentes de diferentes niveles y programas. Entre ellos el nivel superior contra quienes Larreta-Acuña desenvuelven una política que consolide la reforma denominada UniCABA por diferente vías: la restricción del derecho a la estabilidad laboral de la docencia por lo tanto de la titularización que hace más de una década incumple, la imposibilidad de elegir autoridades de los institutos de formación a causa de la falta de profesores titulares por el incumplimiento gubernamental mencionado, con lo cual el avasallamiento también está orquestado para asestar un golpe a la autonomía de los Institutos de Formación Docente.

Si bien el gobierno para intentar atraer docentes ha colocado lo que ahora llaman “carrera horizontal” creando algunos cargos fundamentalmente en el Nivel Inicial y Primario, en las escuelas no hubo ecos de aceptación. Las necesidades en las escuelas pasan por carriles diferentes a los planteados, la mayoría de ellos es provocada por la miseria social, el hambre, y la desocupación causada por el gobierno anti educación pública que también desfinancia los presupuestos educativos. Esto se combina con las necesidades salariales que atraviesa la docencia que no ha dejado de perder contra la inflación y los aumentos elevados del costo de vida.

Pero tampoco el proyecto de reforma fue sometido a un proceso de consulta real a la docencia. Con dos jornadas no vinculantes, con muy pocos docentes en relación a la cantidad del conjunto del magisterio y con apenas dos reuniones de asesorxs y una de diputadxs, el oficialismo dictaminó de forma exprés, con el dato de que el ala más derechista de la colación Juntos por el Cambio, Republicanos Unidos del López Murphy rechazará los puntos del proyecto vinculados a la titularización pero no por ser ultralimitada sino por estar en contra deliberadamente de los derechos docentes.

El bloque del Frente de Izquierda y el Partido Obrero, a través de sus legisladorxs Amanda Martín y Gabriel Solano, presentaron un dictamen de minoría planteando el archivo del proyecto de Juntos por el Cambio y la titularización masiva del conjunto de la docencia afectada.

Sobradas razones fundamentan la justeza del reclamo y el rechazo docente-estudiantil que viene demostrando la reserva de lucha y la experiencia recorrida frente al gobierno que desde fin del año 2007 tiene como blanco permanente a la educación pública, lxs docentes y estudiantxs, entre otros.

La resolución del paro convocado por el combativo Ademys Multicolor viene calando las capas docentes. En los últimos días las jornadas institucionales del nivel medio y superior, fundamentalmente, se han constituido como asambleas donde las voces de rechazo a la reforma, a la titularización ultralimitada, y la reforma del régimen académico que en el nivel medio degrada los procesos educativos.

El mismo día la Marcha Federal contra el hambre, la miseria, la desocupación y los bajos salarios arriba a Plaza de Mayo donde la docencia combativa confluirá con sus reclamos propios y en apoyo a los generales que atraviesan las paredes de las escuelas públicas de todo el país.

La continuidad de la lucha por la titularización de los docentes terciarios, Socioeducativos, dependientes de Cultura, entre otros, promete más episodios de conflictividad que junto a las necesidades salariales crecientes y las condiciones laborales y educativas de conjunto trazan una hoja de ruta signada por la defensa de la educación pública.