09/01/2004 | 835

Carta desde el Hospital de General Guemes

El Hospital Joaquín Castellanos tiene 485 trabajadores.


Desde que subió el hijo de Roberto Romero se nos han quitado todas las conquistas, salarios, guardias activas, presentismo y la provisión de instrumentos de bioseguridad para enfermeros, mucamas, etc.


Se hace propaganda con la salud y con la educación, pero en nuestra área operativa la salud está peor.


Los trabajadores que queremos adherirnos al paro somos amenazados por las jefaturas; los gremios (Atsa, ATE y UPCN) están ausentes. Atsa está prendida con Romero. Ni siquiera nos cubre como mutual; el coseguro no cubre nada; los cursos de enfermería otorgan títulos sólo reconocidos dentro de la provincia. Lo mismo que los de ATE: sólo aparecen cuando hay elecciones, para preservar los pesos de los aportes de los afiliados.


Hay que hacer algo que le duela a Romero. Con la autogestión, los hospitales como el nuestro están cada vez peor.

También te puede interesar:

​El clasismo y los trabajadores contra el ajuste de Kicillof, la ministra Vila y las burocracias sindicales.
A pesar del repudio expresado en las urnas, la burocracia sindical respaldó al presidente.
Hacia la elección de conducción de la central obrera. Trenzas de espaldas a los trabajadores.
Amplia repercusión del acto del Partido Obrero en el ARS.
La reunión del presidente con la burocracia sindical.