24/06/2005 | 905

Cavalieri firma un convenio «Banelco»

Aval de Tomada-Kirchner

La firma del convenio de Empleados de Comercio, por el burócrata-empresario Armando Cavalieri es un hecho grave, gravísimo. No sólo por el miserable aumento salarial de convenio que aún así no recibirá la mayoría de los trabajadores. No sólo porque autoriza a fraccionar el aguinaldo y las vacaciones llevando a la práctica la flexibilidad laboral de los ‘90.


La novedad es que por primera vez, con el aval de la burocracia, se aplica la ley Banelco. Después de la alharaca sobre la derogación de esa ley, a través del acuerdo con las patronales, se la lleva a la práctica, con el aval del Ministerio de Trabajo.


El kirchnerismo ha realizado así la proeza que no se pudo imponer “en los ‘90” ni por el menemismo ni por la Alianza.


De acuerdo a lo firmado, “las cámaras empresarias y asociaciones empresarias provinciales y/o locales que no estén de acuerdo con lo firmado tendrán cinco días hábiles para manifestarlo y pasar a discutir un acuerdo directo con la Federación de Empleados de Comercio” (Clarín, 18/6).


Esta cláusula, llamada de “exclusión”, representa una cláusula anticonvenio porque plantea:


1) La desaparición del convenio por actividad y su reemplazo por tantos convenios como lo quieran las patronales de cada provincia y hasta de cada ciudad.


2) La negociación “a la baja”. Porque basta que una patronal diga que no está de acuerdo con lo firmado para que se abra la discusión de un convenio propio, que por lógica patronal debería estipular salarios más bajos. En lugar de que el convenio de actividad sea el piso, que podría ser mejorado a través de convenios regionales o por empresa, se convierte en el techo.


3) Esos convenios de “ámbito inferior” (regionales o locales) prevalecen sobre los convenios de ámbito superior (actividad), tal como figuraba en la ley Banelco.


El resto del convenio es una patraña. Las nuevas escalas salariales parten de un básico que está “por debajo de la línea de pobreza” (se fija “un sueldo básico de bolsillo de entre 730 y 770 pesos mensuales”) que, además, absorben “toda suma remunerativa o no remunerativa que las empresas hubieran otorgado desde 1994 hasta ahora. Esto significa que si una empresa está pagando sueldos superiores a los del convenio, puede seguir abonando la misma remuneración…” ( Idem).


El PO llama a los trabajadores de comercio a emprender una campaña por un sueldo mínimo de 1.500 pesos y la derogación de este convenio Banelco.

También te puede interesar:

Cifras de desocupación, precarización laboral y retroceso salarial.
Acerca de una crítica de Rolando Astarita a una nota de Prensa Obrera.
Con un aumento del 3.3% en mayo, el acumulado de 2021 asciende a 21,5%.
Piden la suspensión de la paritaria 2021 hasta que su negocios sea “más rentable”.