Sindicales

14/6/2001

|
710

“Cerco alimentario” sobre el Padelai

Luego de la movilización realizada por comisiones de desocupados a la Secretaría de Promoción Social, fue arrancada una parte de las bolsas de alimentos requeridas por los compañeros. Pero con una excepción: el Padelai. Los funcionarios alegaron que la lista de familias necesitadas “no coincidía con sus registros”.En una reunión posterior con vecinos del Padelai y asesores de la banca del PO se acordó la entrega de los bolsones con la presencia de una asistente social que verificaría los datos y la situación socioeconómica de cada “beneficiario”. Pero Promoción Social lo desconoció. Después, la directora de los programas alimentarios respondió que “enviarían al Padelai un equipo de asistentes sociales para hacer un ‘relevamiento propio’”. Pero no han aparecido ni los asistentes ni el relevamiento, ni mucho menos los bolsones alimentarios. En cambio, varios vecinos del Padelai fueron citados a “Promoción”, donde les plantearon renunciar a cualquier ayuda alimentaria estatal: “Si pedís la bolsa *les dicen* no vas a conseguir el crédito para poder irte del Padelai y vas a terminar desalojado”. La coacción se completa con una declaración jurada donde cada familia dice “no necesitar la bolsa alimentaria”. La han firmado compañeros cuyas familias sobreviven con 280 ó 340 pesos por mes…


Semejante empeño de los funcionarios para no darle comida a la gente tiene su explicación: desde hace un año, se ha montado un operativo para obligar a los deudores a renunciar al derecho de propiedad que tienen sobre el Padelai.


Pero el operativo va al fracaso. La gente acepta renunciar a su derecho de propiedad, pero no a cambio de préstamos que no podría devolver, sino de una suma no reintegrable. En los últimos meses, la resistencia de los vecinos se ha estructurado en torno de un proyecto de ley *presentado por Altamira* que reconoce el derecho de propiedad de los vecinos sobre el predio del Padelai y exige que el Estado les entregue a cambio un subsidio para comprar una vivienda sin deudas. Al mismo tiempo, la Comisión legislativa de la Vivienda ya aprobó un pedido de informes sobre las “actividades” de la “unidad ejecutora” que endeudó y desalojó a una veintena de familias en los últimos meses. Sus responsables son los mismos que hoy le niegan al Padelai ayuda alimentaria. En suma: juegan con el hambre de la gente, para sostener una política fracasada.


Los desalojadores de “Promoción Social” no pueden seguir un día más en sus cargos.