Sindicales

7/9/2022

CGT: los trabajadores “en peligro” y no hay paro

Una burocracia sindical que no representa los intereses obreros.

CGT.

La burocracia sindical cegetista se encuentra surcada por diferencias respecto a la realización o no de un paro en repudio al atentado contra Cristina Fernández de Kirchner. Andrés Rodríguez (Upcn) fundamentó por la negativa con el argumento de que los paros son para cuando “los trabajadores corren peligro”, sin embargo hay ajuste con el FMI, caen los salarios, persiste del desempleo y… no hay paro.

La cúpula cegetista dio por finalizado el debate con la suspensión de la reunión del Consejo Directivo, convocada para el pasado lunes 5, y con la emisión de un comunicado público donde se declaran en “Estado de alerta y movilización”.

Lo cierto es que la burocracia ha discutido más sobre si paro sí o paro no por Cristina que lo que lleva deliberado acerca de la necesidad de un paro y medidas de lucha para respaldar y representar a los trabajadores. Un ejemplo de esto es lo sucedido el 17 de agosto con una marcha progobierno y/o la propia participación de gran parte de la CGT en la convocatoria del 2S.

Esto ocurre, sobre todo, en un contexto donde las paritarias están siendo “amenazadas” por la inflación, que todos pronostican por arriba del 90% para fin de año, y donde las políticas del pacto con el FMI hacen estragos en el presupuesto educativo, de salud, obras públicas, la caída del empleo, etc.

Rodríguez agregó que para resolver una medida de acción como un paro es necesario tener en cuenta las “necesidades de los trabajadores”, algo que contrasta con el día a día -o el todos los días- de la CGT y la burocracia sindical.

Respecto al fondo de su intervención en la crisis política, la burocracia aprovecha la volteada para “ponerle un límite social a la confrontación política” –según el comunicado difundido-, en tiempos donde el gobierno avanza en una ofensiva antiobrera.

El ministro de Economía Sergio Massa salió de gira a los Estados Unidos, privilegiando su agenda con el FMI, sin ninguna precisión y/o compromiso ante la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, más que la machacada iniciativa de un “acuerdo de precios y salarios” que se revela como una nueva estafa contra los trabajadores.

La actitud obsecuente de la burocracia contrasta con el ejemplo de la conquista obtenida por jóvenes y estudiantes que se manifestaron contra el recorte de decenas de miles de Potenciar Trabajo, logrando dar marcha atrás a una medida contraria a la juventud trabajadora y estudiantil. Y con la lucha que desenvuelven los trabajadores del Sutna contra las patronales del Neumático. O la convocatoria de las organizaciones piqueteras contra el ajuste.

Lo que pone en peligro a los trabajadores es la complicidad de la burocracia sindical con el ajuste del gobierno, el FMI y las patronales. De allí la necesidad de una intervención independiente de los trabajadores, por el paro nacional y el plan de lucha para derrotar esta ofensiva.