28/07/2020

Chaco: cinco días de paro docente contra los salarios de miseria

Preparemos un plan de lucha.
Por Samanta Salas Tribuna Docente Chaco

El incumplimiento de la cláusula gatillo, sumado a la superexplotación laboral del teletrabajo, en condiciones de precarización y falta de recursos, extendieron la bronca entre lxs docentes del Chaco, lo que obligó a que los sindicatos que integran el Frente Gremial Docente convocaran al paro. La medida se extendió por unos cinco días contra el gobierno de Capitanich.

El básico salarial de una maestra de grado es de $11.000, llegando, quizás, a $18.000 contando antigüedad y montos en negro. Cuando la canasta básica ronda los $43.000, se hace difícil pedirle esfuerzos al sector que más contención y atención brinda durante la cuarentena, teniendo en cuenta que desde el Ministerio de Educación de la provincia y la Nación no han siquiera brindado condiciones materiales para realizar este servicio y ofrecieron un aumento salarial del 0%.

Pero además de las condiciones de enseñanza y aprendizaje, debemos tener en cuenta que lxs trabajadorxs de la educación sufren un deterioro salarial del 15% solo en lo que va del año 2020. El pago nunca abonado de la cláusula gatillo del primer trimestre era del 7,8%, mientras que el del segundo trimestre era del 5,8%. Pero si hacemos memoria, durante la campaña electoral del 2019 el Frente Gremial Docente convocó candidatos pejotistas y radicales-macristas a firmar el acuerdo del recupero salarial durante los años del 2016 al 2019, que rondaba cerca del 50% de pérdida del poder adquisitivo. Acuerdo que hoy pretenden enterrar.

Otro punto a tener en cuenta es que debido a la pandemia, el Ministerio de Educación suspendió el llamado a cubrir suplencias. Chaco cuenta con más de 20.000 docentes desocupadxs. Bajo este argumento y para no darle freno al desfinanciamiento educativo, el gobierno implementa el cierre masivo de carreras docentes en institutos terciarios de la provincia. Lo contradictorio es que la sobrecarga de horarios de trabajo docente deja demostrado que, con esta modalidad virtual, faltan docentes y los cargos deben duplicarse para que todxs lxs estudiantes puedan recibir el derecho a la educación.

Así es que dentro del combo explosivo de ajuste se implementa la superexplotación laboral y la desocupación masiva.

Si bien el paro es difundido por el Frente Gremial Docente, la dirigencia sindical no convoca a organizarse y luchar en conjunto, pero la experiencia demuestra que la huelga tendrá éxito de la mano de quienes conocemos las necesidades de colegas y estudiantes. Sumado el abandono de la educación pública y la precarización en la que nos encontramos dando clases, esta lucha solo puede ser llevada a cabo por sus protagonistas: los y las docentes junto a la comunidad educativa.

Este contexto de ataque sin retorno al sector docente y a la educación pública plantea que para que nuestras demandas triunfen debemos organizar un plan de lucha en el contexto que se impone, con asambleas virtuales de colegas, escuela por escuela, con jubilados y docentes desocupados, que planifique demandas y mandatos a la dirigencia sindical y quiebre el ajuste del gobierno.

¡Luchemos hasta vencer, en defensa de la educación pública y sus trabajadorxs! Por el pago de la cláusula gatillo; subsidios a docentes desocupados; designación de horas suplentes de manera virtual; recursos y herramientas tecnológicas para docentes y estudiantes; entrega inmediata de las 8.000 notebooks y tablets que prometió el gobierno nacional y provincial y básico salarial de $43.000.

En esta nota