03/10/2002 | 774

Chilavert espera la reapertura

Uno de los pocos aspectos favorables para los trabajadores de la ley que determinó la expropiación directa de las máquinas y la tenencia transitoria del inmueble por dos años, es que impide el remate, que parecía inminente.


Para sorpresa de los compañeros, sin embargo, en los días posteriores a la aprobación del proyecto aparecieron por el establecimiento «personas» con la pretensión de ver los bienes muebles (materia prima, máquinas, etc.) y diciendo que «venían al remate».


Por supuesto, los trabajadores se encargaron de aclarar que ahí no había ningún remate y les demostraron a los funcionarios del gobierno que la ley de expropiación incluía la mercadería.


Por su parte, el síndico dice estar esperando la publicación de la ley en el Boletín Oficial para darles el ingreso a la fábrica, mientras los miembros del Ejecutivo prometieron que iban a solicitar al juez un mandamiento por escrito para la suspensión de cualquier remate y que el 2 de octubre va a estar promulgada la ley; es decir, el síndico daría la orden de retirar la vigilancia y los compañeros podrían entrar a la fábrica a limpiar las instalaciones y poner a punto las máquinas para poner en marcha la producción.


De todos modos, los obreros y los vecinos de la Asamblea de Pompeya decidieron declararse en estado de alerta permanente… por si los buitres.

También te puede interesar:

La Justicia pretende adjudicar la fábrica recuperada a los empresarios del agro.
Los ceramistas preparan una nueva movilización junto a las organizaciones sociales.
Impulsemos una gran campaña contra el remate, por la expropiación sin pago y la estatización bajo control obrero