Sindicales

28/2/2023

No inicio 2023

Chubut: la docencia rechaza el 38% miserable de Arcioni

La agenda de ajuste fondomonetarista tiene su mejor alumno: Mariano Arcioni, delfín de Massa en la Patagonia.

Sergio Massa y Mariano Arcioni.

Mariano Arcioni, gobernador de la provincia de Chubut, ajusta al extremo a los estatales. En enero, los sindicatos burocratizados le firmaron el 38% de aumento, con una entrega absoluta reafirmando la línea del ajuste salarial. Sin embargo, en febrero, al comenzar las paritarias salariales de la docencia, hubo un fuerte rechazo del nuevo ajuste en Educación, que viene de sucesivas entregas en 2020 y 2021 por la conducción Celeste, con una caída del poder adquisitivo que aún no se puede recuperar.

Amet, Sadop, UDA y Straed decidieron firmar la aceptación -sin llamar a asambleas- y pedir la homologación rápidamente, garantizando la gobernabilidad de Arcioni así como también no generando olas frente a Ctera, cuando ni siquiera se había cerrado la paritaria nacional. Es decir, firmaron un cheque en blanco en un cuadro de ajuste y pérdida de poder adquisitivo como política de gobierno y resultó en que Chubut ingrese al Fondo Compensador. ¡Una firma a espaldas de la docencia!

El ataque de Arcioni ya sistematizado

La política de ajuste de Arcioni es una crisis que se descarga en los trabajadores a razón de poder cumplir con la reestructuración de la deuda provincial de 120 millones de dólares, acordada con Massa en cuatro pagos de 30,5 millones de dólares, con un primer pago ya realizado en enero.

A finales de 2022 hubo una rebaja salarial, también aceptada por los sindicatos a espaldas de la docencia, que impactó en el salario de enero: el cese del bono extraordinario de $18.000 (que con descuentos se reducía a $14.400) por lo que los trabajadores perdieron $8.000, aproximadamente. El cuadro de enojo fue tan grande que el gobierno decidió pagar, de forma anticipada, el monto actualizado de la asignación familiar (con una recomposición del 70%, actualizada automáticamente por inflación).

Si bien se reconoce ese número inflacionario de 2022, durante ese año los decretazos salariales alcanzaron un 65% en cuotas, y como consecuencia directa del rechazo docente a aceptar acuerdos del 15%. De esta forma, se logró reducir el gasto público y cumplir con lo firmado en el acuerdo fiscal 2022.

La oferta de 38% en los términos arcionistas se reduce a una recomposición salarial de $25.000 al básico testigo en cuotas. En términos de inflación y tarifazos, y por el formato en cuotas y no acumulativo, hasta parece un congelamiento salarial. Recién en agosto el salario docente alcanza los $146.000 en zona norte y $160.000 en zona sur, cuando la canasta básica ya ronda los $165.000.

Necesitamos un salario acorde a la canasta básica familiar, con cláusula gatillo del IPC Patagonia, indexada automática y mensualmente al básico testigo. ¡Basta de ítems que perjudican a los pasivos!

Por un plenario de delegados provincial

La salida es la convocatoria a un plenario de delegados provincial, urge una convocatoria y votar un plan de lucha en contra de los ataques fondomonetaristas. Vamos por una paritaria que cubra los costos de vida en Chubut, y sin que haya una obturación de la burocracia.

El no inicio es de 24 horas por decisión del consejo directivo y la conducción provincial Lila, habiendo obtenido tres regionales con mandato de paro por 48 horas (noreste, noroeste y este), dos con 24 horas (sur y oeste) y una que aceptó la miserable oferta (suroeste, en manos de la Celeste).

Hay que romper con la integración al gobierno nacional (y por ende provincial) para que la docencia dé un salto en su lucha por sus propios intereses. Necesitamos organizarnos en la defensa de la Educación, gratuita, laica y de calidad. No al pago de la deuda, usuraria e ilegítima, basta ya a la reforma laboral de la 5ta. hora, basta ya a las mentiras del Plan de Contingencia, que camuflan el deterioro de las escuelas por falta de inversión en su mantenimiento y construcción ¡Plenario de delegados provincial ya!