25/07/2021

Chubut: paro docente de 48 horas contra el congelamiento salarial de Arcioni

El Consejo Directivo y la Junta Ejecutiva Provincial del sindicato docente de Chubut, Atech, convocaron a un paro de 48 horas. El mandato proviene de las asambleas escolares realizadas las primeras dos semanas de julio, frente a la falta de convocatoria para paritarias al sector docente por el gobierno de Mariano Arcioni. Sin embargo, la conducción Celeste evita la organización de plan de lucha y en la mayoría de las localidades será un paro dominguero, para descomprimir la tensión.

Rápidamente el gobernador salió a atacar la medida de lucha diciendo que “con apriete, paro y demás no se soluciona, y los perjudicados son los niños”, transfiriendo la responsabilidad por el fracaso de su gestión a la docencia. Incurrió además en una serie de mentiras, como que los docentes “tuvieron reconocimiento salarial” cuando vamos 19 meses de congelamiento, o que “no se puede hablar de un aumento cuando estamos pagando deudas” mientras los números de la provincia indican mejoras en los ingresos por regalías y coparticipación federal, pero a los salarios se los come la inflación y se continúa privilegiando el pago de la deuda.

El Ministro de Economía dio un paso más en esa dirección y agregó que “la postura de Arcioni es que los puestos no se tocan, se defienden, y los compromisos asumidos se cumplen”. Esto, cuando todavía hay docentes cobrando en cuotas sus salarios y está fresco en la memoria el cese masivo de suplentes por la Resolución 168.

La Mesa de Unidad Sindical, a instancias del gobierno provincial, continúa dividiendo al conjunto de la masa trabajadora estatal, aceptando negociaciones sector por sector que derivan en un mayor ataque a las condiciones de vida del conjunto.

Reestructuración de la deuda y el ajuste

La realidad económica de la provincia mantiene como prioridad el pago a la deuda, usurera e ilegítima, reestructurada con el aval del oficialismo y la oposición a principios de año, frente al desfinanciamiento de recursos para educación y salud, aún cuando está presente la amenaza de la tercera ola de Covid-19 y Chubut es la provincia con menos camas UTI por habitante en toda la Argentina.  El ataque no es sólo hacia los trabajadores estatales, sino al conjunto de los trabajadores, la salud y la educación públicas.

Las expresiones del gobernador pretenden dividir a los trabajadores, llamando a “pensar en los niños” cuando en el inicio del ciclo lectivo 2021 impuso una presencialidad forzada sin condiciones, y para colmo la exministra de Educación, Graciela Cigudosa (hoy diputada oficialista), es investigada por causas de sobrefacturación y malversación de fondos públicos durante su gestión.

La alusión a la continuidad pedagógica para imponer la presencialidad es de carácter puramente mediático: las burbujas en muchos casos sólo asisten dos veces al mes, dado que no están las condiciones edilicias necesarias para la aplicación del protocolo de bioseguridad acordado entre el gobierno y los sindicatos.

Plan de lucha activo y con mandato de base

Es fundamental que se convoque a un congreso de delegados docentes con mandato de base para elaborar un plan de lucha que logre torcer el brazo al gobierno ajustador. Es una vía para escapar de la contención que ejerce la burocracia sindical en la provincia, supeditada a los intereses del gobierno nacional (como es el caso de la Celeste).

Vamos por el tercer plenario de delegados provincial de Atech, votado en 2019 y aún sin convocatoria, cuando más del 50% del salario docente fue licuado por la inflación en la Patagonia. Estas 48 horas de paro decretado como un no inicio luego del receso invernal tienen que tener un carácter activo, con movilizaciones en cada una de las localidades  y la unidad con otras luchas en curso, como la que se desarrolla contra la pretensión de la instalación de la megaminería en la provincia.