07/10/2004 | 871

Ciento treinta taxis al servicio del fraude

Una larga fila amarilla y negra que iba del 700 de Alsina (sede del sindicato), hasta la 9 de julio, esperaba su turno el jueves bien temprano. Eran 130 los taxis contratados (desconocemos cuántos remises), al servicio de quienes desde hace 20 años están aferrados a los sillones, escritorios y, por sobre todo, la caja del sindicato y la obra social. El objetivo de tamaña movilización automotriz, pagada gracias al saqueo de las finanzas de los trabajadores de prensa, fue el de buscar a los "afiliados" en sus domicilios, ante la negativa generalizada de concurrir por cuenta propia a convalidar el fraude escandaloso.

También te puede interesar:

Vamos con todo al paro del miércoles 9 en defensa de las condiciones laborales de los trabajadores de prensa.
Romina Del Plá presenta un proyecto en el Congreso Nacional.
Continúa el ciclo de entrevistas de Prensa Obrera en vivo por Instagram.
Los trabajadores lo repudiaron en una asamblea virtual y decidieron medidas de lucha