Sindicales

22/3/2022

Cladd: los trabajadores ganan la primera batalla

Decretan la conciliación obligatoria con todos adentro. Hay que prepararse para lo que viene.

Los trabajadores de Cladd en las puertas de la fábrica.

Un enorme paro y movilización de 500 trabajadores de la textil Cladd, ubicada en San Martín, forzó al Ministerio de trabajo a decretar una conciliación obligatoria. El conflicto estalla cuando la patronal notifica del despido y la suspensión de 18 compañeros del sector “hilería”, por rechazar la modificación del diagrama de trabajo de “6×1” a “turno americano”. Ante el parazo obrero, la patronal impuso el domingo por la noche un “lock-out” prohibiendo el ingreso del personal de planta. Los trabajadores respondieron este lunes con una contundente movilización que obligó a Ministerio a decretar la conciliación obligatoria con los 18 despedidos y suspendidos adentro.

Imponer el turno americano en “hilería”, un sector clave de la planta, es estratégico para la patronal. Es claro que luego buscará aplicarlo en todos los sectores. Es parte de sus planes de expansión (está comprando instalaciones hacia la Avenida 25 de Mayo) para producir 24/7 sin incorporar más trabajadores o turnos. De hecho la patronal ya logró imponer el turno americano entre el personal de agencia y en todas sus otras plantas.

Contando con otras tres plantas y comprando hace poco Nobleza Piccardo y Alpargatas, es evidente que Cladd no está en crisis o ante un problema de números. Por el contrario, con la avanzada flexibilizadora, Cladd pretende aumentar sus multimillonarias ganancias a costa de las condiciones laborales de los trabajadores. Con los despidos y las suspensiones la patronal buscaba amedrentar y aleccionar al colectivo obrero, para de esa manera imponer fácilmente el turno americano en toda la planta. Sin embargo, el tiro le salió por la culata. La represalia patronal despertó la enorme reacción obrera y mostró la fuerza que tenemos los trabajadores cuando actuamos en unidad.

Prepararse para lo que viene

Los próximos 15 días, el tiempo que dura la conciliación, serán fundamentales. En simultáneo al desarrollo de las negociaciones, la patronal volverá a tratar de “aleccionar” a los trabajadores, negándose a pagar los días de paro. E intentará generar divisiones entre los compañeros.

Teniendo en cuenta que la dirección del sindicato ya ha permitido que la patronal avance con la imposición del turno americano en otras plantas, es evidente que afrontamos una lucha difícil. Pero la experiencia de esta última semana ha sido fundamental: el paro y el bloqueo de los portones son armas claves que tenemos los trabajadores para rechazar el tuno americano, los despidos, y para pelear por el comedor, el servicio médico y contra el creciente hostigamiento de la nueva gerencia (molinetes para medir tiempo del almuerzo y del baño, lockers para celulares, etc).

Tanto las respuestas a los planteos que haga la patronal, como las medidas de lucha a realizar, deben ser votadas en asamblea general de planta. No pueden ser potestad exclusiva de los dirigentes que participan de la mesa de negociación. Defender la unidad de todos los trabajadores de la fábrica conlleva la defensa del histórico método obrero: la asamblea general.

Las decisiones que afectarán el futuro de los trabajadores de Cladd deben pasar por la asamblea general de los trabajadores de Cladd.