13/05/2021
Provincia de Buenos Aires

Clínica Sagrado Corazón: organización y lucha frente al vaciamiento

El viernes 14/5, desde las 8hs, vamos todos a la clínica contra el desalojo de sus trabajadores.

Los trabajadores de la Clínica Sagrado Corazón de Hurlingham, virtualmente despedidos hace meses por el dueño del establecimiento, se encuentran en una lucha tenaz con dos objetivos centrales: mantener su fuente de trabajo, y, en el marco de la pandemia, poner nuevamente en funcionamiento la clínica con urgencia. Para esto, la cooperativa que procuran crear ya cuenta con el personal para hacerlo. La patronal, por el contrario, reclama contra cualquier intento de organización de lxs trabajadores y amenaza con desalojarlos del edificio este viernes, 14/5.

Hace casi un año escribíamos desde Prensa Obrera que la rescisión del contrato entre el Pami y la Clínica Sagrado Corazón ponía en peligro los puestos de trabajo de más de un centenar de profesionales, y, con ello, el funcionamiento del lugar. Hoy, eso es una realidad: lxs trabajadores dejaron de percibir su salario y el establecimiento dejó de atender por completo a sus pacientes. De la misma manera, en aquel artículo denunciábamos que la clausura de una clínica en el medio de una pandemia por su supuesta “baja rentabilidad” era un absurdo. En la actualidad, el escenario agudiza este reclamo: con el sistema sanitario de la provincia de Buenos Aires al límite de su capacidad de atención, resulta criminal que la Sagrado Corazón -que cuenta con más de 100 camas y 10 de terapia intensiva- permanezca cerrada.

¿Puede funcionar hoy la clínica?

La respuesta es sí. En primer lugar, durante la larga crisis que precedió a este desenlace, la patronal jugó un rol secundario, en muchos casos nulo, en la gestión de proveedores y en la operatoria diaria. Fueron sus trabajadores, buena parte de ellos con muchos años de antigüedad, quienes la sostuvieron en pie (aún cuando el presupuesto que se les asignaba era decadente). Esto genera que al día de hoy tengan los registros y los contactos necesarios para poner en marcha el edificio. A su vez, cuentan con personal capacitado para el uso de los insumos y del equipamiento tecnológico. Por último y no menos importante, es necesario que desde los organismos estatales se le asigne una partida presupuestaria que permita poner a los trabajadores al día en sus salarios como también poder afrontar los gastos de gestión. En el transcurso del año, esto no ha sido llevado adelante por ningún ente gubernamental, empezando por la propia intendencia de Hurlingham, comandada por Juan Zabaleta, que nunca se ha dignado a hablar del tema.

Por otro lado, su puesta en pie implica una ampliación en capacidad para los pacientes del municipio. Al día de hoy, queda en evidencia que la única resolución correcta del conflicto es la que intentan llevar adelante sus trabajadores: poner en marcha la clínica con sus propias manos.

Este viernes 14/5 a las 8:00 horas tendrá lugar una acción para impedir que se lleve adelante el desalojo y cualquier clase de atropello para con los trabajadores de la clínica. Esto resulta crucial para que continúe su lucha por poner el establecimiento en pie. En defensa de los puestos de trabajo y la salud de los vecinos de Hurlingham, contra la desidia de la patronal y la complicidad estatal, llamamos desde el Partido Obrero de Hurlingham a asistir a la convocatoria.

 

 

También te puede interesar:

Víctima de un crimen patronal en la Papelera Berazategui.
No solo es una privatización encubierta, es un paso en el desmantelamiento de la planta naval.
Kicillof y su ministro de salud, Daniel Gollán contra la estatización del sistema de salud.
La presencialidad irresponsable desnudó el vaciamiento de la educación pública.