03/06/2010 | 1131

Comercio: una paritaria que no cierra nada

Por los 3.000 pesos de básico y la insalubridad en los calls centers
En base a lo discutido en el plenario conjunto de Combativos Mercantiles y Telemarcketers en lucha

Durante las dos primeras semanas de mayo los empleados de comercio se prepararon para celebrar el bicentenario con huelgas, asambleas, piquetes y cortes de calle, que se realizaron entre otros, en los súper y mayoristas Easy, Jumbo, Disco, Coto, Vital, Wall Mart, además de asambleas en algunos call centers, con epicentro en el conurbano bonaerense y manifestaciones en capital y todo el país. Tal vez sin saberlo rindieron el mejor homenaje a la clase obrera que lucho a brazo partido en las semanas previas al centenario hace 100 años.

Bronca por abajo, crisis por arriba

Las medidas en reclamo de 3.000 pesos de básico y un pliego más extenso, fueron alentadas en primer lugar, por la bronca que vienen acumulando los trabajadores y delegados del gremio contra los acuerdos salariales miserables que firma el sindicato y que han resultado en un salario miserable que de bolsillo no llega ni a 2.000 pesos (en el caso de los compañeros de jornada reducida ni siquiera a 1.500 pesos) y tiene casi la mitad de su importe en negro (no remunerativo).

El otro factor de aliento es la crisis de la burocracia sindical. Así es que una fracción K de directivas de sindicatos de comercio (conformados por zona), entre las que se destacan los de Oeste-Matanza (Ledesma de Seoca) y Lanús-Avellaneda (Machado del Secla), convocaron a asambleas y medidas que los trabajadores y delegados asumieron con ímpetu. Esta fracción pretende ir ganando espacio al interior de la Federación de Empleados de Comercio conducida por el veterano Cavalieri, y también es recorrida por un reclamo de base que le sopla en la nuca. Por su lado Cavalieri para no ser menos salió a asumir el reclamo de los 3.000 pesos pero sobre el conformado.

Conciliación

El 15 de mayo, a pedido de la Cámara Argentina de Comercio, y en particular de Alfredo Coto, el gobierno dictó la conciliación obligatoria para asegurar un bicentenario con “paz social”.

A contramano de la experiencia de los obreros y delegados de base de la alimentación de Córdoba, la burocracia mercantil y todas sus fracciones la acataron sin chistar. Después de todo, el ala que se encuentra al frente de las medidas es más fiel al gobierno nacional que el propio Cavalieri. Pero no solo levantaron los paros, sino también la propia movilización que se había convocado para marchar a la Cámara de Comercio y al Ministerio de Trabajo.

Al cierre de esta edición se firmaba en el ministerio lo mismo que los trabajadores consideran insuficiente en los lugares de trabajo: 15 % en mayo, 7 en julio y 5 en noviembre. Los “negros” no desaparecen sino que se incorporan progresivamente hasta junio del año que viene.

El básico no llega a tres mil (el reclamo generalizado) nunca y de los francos en domingo no se sabe nada, como tampoco de la eliminación de las jornadas parciales. Desde luego las mejoras reclamadas a gritos desde distintos sectores como la antigüedad al 2% ni figuraron.
La novedad es que los “negros” se tomarán para el cálculo de extras, aguinaldo y vacaciones. Importante para los compañeros, pero entonces, ¿porqué los importes no fueron al básico? Única explicación, para despedir barato, aún cuando haya fallos de Corte en contra, porque hay que ir a juicio para ganarlo.

Una nueva etapa

La burocracia entregó. Pero los trabajadores no fueron a las huelgas para ser la comidilla de una interna sindical, ni para ser “descomprimidos”.

La lucha recorrerá el camino de luchas por empresa por adicionales y otras reivindicaciones, pero no hay que descartar la propia reapertura de unas paritarias que nadie hubiera aprobado tal cual se firmaron, por ejemplo en asamblea general del gremio o de los lugares de trabajo.

Desde el propio cierre plantearemos la lucha por un salario básico de 3.000 pesos ya, la insalubridad en los call centers, el descanso dominical, una antigüedad anual 2%, y la apertura de la escala de categorías.

En esta nota