10/07/2014 | 1322

Con bloqueos y paros, los trabajadores paralizaron la producción

La gran lucha de Lear

Foto: Santiago García Sánchez

A pesar del intento de desalojo por parte de la Justicia y la Policía bonaerense, el acampe instalado por los trabajadores de Lear alrededor de la planta sigue firme, reagrupando a los compañeros de la fábrica y recibiendo la solidaridad de miles de trabajadores. Aunque la policía desplazó el bloqueo de la puerta principal, la patronal no ha podido ingresar material ni tampoco retirar producción. Esta situación sigue siendo de mucha importancia, dado que la patronal de Lear no logra abastecer de mazos a la Ford, que al día de hoy tiene parada la producción de la camioneta Ranger y el Focus, por esta causa. El tiempo que la patronal pretendió ganar importando mazos de cables se empieza a agotar.

Todos los recursos puestos al servicio de quebrar la lucha de los trabajadores de Lear han fracasado. La política de “desgaste” que se dieron la patronal, la burocracia y el gobierno, no ha logrado su objetivo. En la última semana, la patronal no ha logrado poner en funcionamiento la fábrica casi en ninguna oportunidad. El paro, que se había realizado con los delegados adentro de la planta, se realizó en dos oportunidades más, con los delegados afuera.

La jornada nacional de lucha resuelta por los trabajadores de Lear fue un éxito rotundo. A pesar del megaoperativo represivo del gobierno de la provincia de Buenos Aires, centenares de jóvenes y trabajadores acompañaron a los trabajadores de Lear, rodeando la fábrica. Nuevamente, los trabajadores que no fueron despedidos o suspendidos decidieron no entrar a trabajar. Incluso aquéllos que entraron, permanecieron de “brazos caídos”.

Por su parte, el gobierno nacional desplegó un operativo masivo de la Gendarmería en la ruta Panamericana, para evitar que la protesta se trasladara a la autopista. Un grupo de trabajadores de Lear se trasladó hacia Henry Ford y Panamericana donde, junto con las organizaciones que apoyan esta lucha, realizaron un corte de más de una hora. La Gendarmería reprimió violentamente esta movilización, dejando varios heridos y detenidos. También se realizaron cortes y movilizaciones en el Puente Pueyrredón y en varias provincias del interior.

La lucha de los trabajadores ha recibido la solidaridad y el apoyo de diferentes organizaciones. Incluso la CGT de Moyano sacó un comunicado en apoyo y Facundo Moyano se hizo presente en el comienzo de la jornada de lucha del martes 8. La complicidad de la dirección del Smata tiene que ser denunciada masivamente. Los miles de trabajadores metalmecánicos miran con atención la lucha de Lear.

Mientras la lucha de Lear continúa sumando apoyo, el Ministerio de Trabajo sigue mirando para otro lado. Tomada y Berni representan dos patas del mismo gobierno que se ha dado una política clara, quebrar cualquier tipo de resistencia obrera al ajuste encarado por Cristina y Kicillof.

La lucha de los trabajadores de Lear se encuentra en una fase crucial. Un nuevo paso en esta lucha tendrá que exigir, junto con todos los trabajadores en lucha, que el Ministerio de Trabajo ordene la inmediata reincorporación de todos los despedidos, suspendidos y delegados.


Juan Pablo Rodríguez


—————————————————————————————————————————————————

Entrevista a Silvio Fanti, delegado de Lear
“Quieren descabezar a una interna combativa”


-¿Por qué la patronal inició suspensiones y despidos masivos?

S: Los despidos son para descabezar la interna y terminar con el activismo, que no está con el Smata de Pignanelli, y así dejar desprotegida a la fábrica, para echar gente con antigüedad o con problemas de salud por las condiciones de trabajo. Por otro lado, la industria automotriz procesa una enorme crisis, y las patronales, la burocracia y el gobierno no quieren un sector de trabajadores que pueda ser un canal de organización independiente para enfrentar los planes de ajuste.

-¿Qué tipo de acciones toma la patronal en contra de la lucha? 

S: El desalojo pedido por la patronal puede indicar que ya no tienen sobre stock. En Ford y Gefco (logística del grupo Ford que funciona dentro de la planta) hicieron el colchón para aguantar el bloqueo. Nosotros la veíamos venir, porque en lo que va de 2014, mientras Ford producía 540 piezas diarias, nosotros producíamos entre 50 y 70 menos por día; es muchísimo, porque se maneja con just in time, se entrega en la medida que Ford produce.

-¿Cómo actúa el gobierno? 

S: El Ministerio de Trabajo, a partir de las primeras 330 suspensiones, le informó a la empresa y al Smata para que se presenten y el Smata no interviene, no hay un fallo a favor a partir de eso. Tampoco interviene dictando la conciliación obligatoria ni obligando a la patronal a retroceder con los despidos y suspensiones. Tampoco hace nada respecto de que la patronal no deja entrar a los delegados.

Al mismo tiempo, el gobierno ha puesto al servicio de la patronal a la Gendarmería, que en la jornada nacional reprimió a todos los compañeros que realizaron una acción en la Panamericana.

-¿Cómo continúa la lucha? 

S: No han logrado desmoralizarnos como pretendían. La fábrica está unida. Ya realizamos dos jornadas donde discutimos con los compañeros que aún están trabajando no entrar, y la respuesta de estos compañeros fue muy positiva. Estamos realizando paros efectivos, aunque no podamos ingresar los delegados. Los compañeros nos señalaron que ellos también se sienten desprotegidos y quieren que los delegados estemos adentro para apoyar su lucha. Esta unión entre los que están adentro y afuera es una clave para conquistar la reincorporación de todos los despedidos.

También te puede interesar:

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, adelantó a las patronales que no prevén renovar ambas medidas.
Reclaman que no les sea aplicado el tributo. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 15 días.