30/05/1996 | 496

Con Toyota, el ‘gordo’ Rodríguez ‘superó’ a Fiat

Por C.R.

El convenio que acaba de ser homologado entre el Smata y Toyota no tiene nada que envidiar a sus ‘antecesores’ de Fiat y Chrysler. Fija dos categorías y un básico de 520 pesos para el operario ‘polivalente’, es decir, un 35% por debajo de la categoría similar en las terminales automotrices. Establece un adicional por especialización (10%), y otro por productividad y calidad (l5%), que son fijados arbitrariamente por la empresa. El Smata aceptó también aquí un ‘período de prueba’ de seis meses, en el que la patronal puede echar al trabajador sin pagarle un peso.


En la ‘negociación’ con Toyota, José Rodríguez se ha superado a sí mismo en dos puntos.


Uno, la jornada laboral. El convenio fija una jornada de trabajo “anual” de 2.133 horas, lo que supera la ‘flexibilización’ más extrema pactada hasta ahora (convenio Chrysler, 2.080 horas).


Dos, con relación a la organización sindical de fábrica, el convenio establece que los reclamos deben ser efectuados, primero, al “team líder” o a su superior, quien “deberá brindar una respuesta dentro de un plazo razonable”. Si esta respuesta no satisface,  se puede apelar a Recursos Humanos, que también deberá responder en otro “plazo razonable”. “De continuar la inquietud”… se labrará un acta para requerir que actúe “el jefe de Recursos Humanos junto al representante que designe el Consejo Directivo del Smata”, y si lo que éstos resuelven no conforma, recién entonces “las partes quedan en libertad de acción”. En la práctica, esto equivale a una proscripción de la lucha sindical.

También te puede interesar:

Un programa para las obreras metalúrgicas.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.
Una asamblea muy concurrida votó seguir parando y acampando, luego que Techint decidió mantener el ataque al convenio y al salario.